Zizou, como regalo de Reyes

El francés, protagonista en el entrenamiento abierto de hoy. Mito como futbolista, como entrenador es dialogante y sabe llegar a sus jugadores

Como en todas las fiestas navideñas, el Madrid hace un entrenamiento a puerta abierta para sus socios. En vez de en el campo habitual, se hace en el Di Stéfano, con las gradas del estadio del Castilla a rebosar. Ése día es hoy y, además, en vez de Rafa Benítez dirigiendo al equipo, estará Zinedine Zidane. Durante el viernes y el sábado los socios del Real Madrid han podido recoger un par de entradas para el entrenamiento de hoy, pero no estaba muy claro qué actitud iban a tener con el equipo y con Rafa Benítez, que durante los últimos partidos en el Bernabéu ha tenido que oír cómo se le silbaba cada vez que se decía su nombre. Tanto, que contra la Real Sociedad el «speaker» cambió su manera de cantarlo para ver si se reducía el tono de las protestas. Pero ni por ésas. No desaparecieron.

El entrenamiento de hoy suele ser una fiesta. El Madrid no juega hasta el sábado (recibe en casa al Deportivo, una de las sorpresas de la temporada, en el último partido de la primera vuelta), por lo que no es necesario practicar nada que no deba ser conocido. Como los colegios aún están de vacaciones, Valdebebas, habitualmente cerrada para los aficionados y para los periodistas, se llena de ruido y de ganas de aplaudir. Con Benítez al mando, eso no estaba tan claro. Podía ser un ambiente enrarecido. Con Zidane dirigiendo el entrenamiento, sí que hay garantías de entusiasmo.

El francés es uno de los favoritos del público del Bernabéu, que cautivó como jugador con su elegancia, sus ruletas, sus controles y su inolvidable volea, que supuso la Novena Copa de Europa para el club. Zizou es un entrenador dialogante con sus jugadores, que tiene mucho que enseñarles porque como futbolista lo ha vivido todo. Cuando estuvo acompañando a Ancelotti en la temporada en la que se conquistó la Décima, poco a poco se fue haciendo su espacio. Era el hombre que dialogaba de manera más personal con los futbolistas. Fue un apoyo para Jesé, ayudó a aclimatarse a Carvajal y fue muy importante para su compatriota Varane. Siempre tenía unas palabras para recordar movimientos tácticos a los jugadores o para darles un último mensaje. No es un desconocido para los futbolistas, que le han visto marcar el gol más famoso de la «Champions».

Sabe Zidane que sus directrices llegan por la experiencia acumulada con su pasado sobre el campo y no es raro verle en un rondo, como uno más, porque la calidad no se olvida y sigue en una espléndida forma, aunque está claro que no le perdonan los años.

La única duda que surge en el club es si está preparado. Zidane es una apuesta, un hombre con carisma, un mito del fútbol, pero que como primer entrenador sólo ha estado en el Castilla, en la Segunda División B. Él sabe que no puede dejar pasar el tren que se le presenta, aunque sea apresurado o inesperado. Es su momento y, tras los días de Benítez, la afición del Madrid le espera como un regalo.

Las 10 claves que necesita «ZZ»

- Sintonía con la plantilla

El gran problema de Benítez ha sido que no ha sabido llegar a los jugadores. Ha chocado con varias estrellas, a las que no se ha sabido adaptar.

- Encontrar un esquema

El nuevo entrenador del Real Madrid tiene que hallar el famoso estilo de juego del que el Madrid carece.

- Recuperar a Cristiano

Los números globales de Cristiano son buenos, pero si se mira más detenidamente, los goles marcados están mal repartidos. Aun así, fue decisivo, por ejemplo, ante la Real.

- Traer la paz

La situación en la que vivía el equipo era complicada. Cada duelo en el Bernabéu había pitos contra el entrenador y contra algunos jugadores. Zidane acabará con ello.

- Tener personalidad

En el esquema que encuentre Zidane, seguramente se tenga que quedar fuera del once alguna estrella, porque el Madrid tiene muchos cracks.

- Imponer su experiencia

A Benítez nunca se lo creyeron los futbolistas. Los consejos que pueda dar Zidane serán escuchados de forma distinta, porque su pasado como futbolista lo avala.

- Ganar a un «grande»

El «pecado» de Benítez ha llegado contra los equipos de nivel. En Liga, sólo ha sumado dos puntos tras enfrentarse al Atlético, Valencia, Sevilla, Villarreal y Barcelona.

- Ser valiente

La plantilla del Madrid está confeccionada para atacar. Sin olvidar el equilibrio, el Madrid debe ser dominador y ofensivo. Con Benítez, aunque ganaba los partidos, aburría.

- Saber gestionar al grupo

Tener de su parte a todos los futbolistas, tanto los que juegan más como los que juegan menos, para poder disponer de todos ellos cuando sea necesario.

- Suerte con las lesiones

No todo depende de él. En la última temporada de Ancelotti, las lesiones de jugadores clave fueron decisivas para que no ganara nada.