Javier Fernández, un oro para la Historia

Javier Fernández, campeón del mundo de patinaje artístico

Javier Fernandez posa con la medalla de oro
Javier Fernandez posa con la medalla de oro

El patinador español, triple campeón de Europa, arrebató el triunfo al defensor del título, el japonés Yuzuru Hanyu, y se colgó el oro por primera vez para España en unos Campeonatos del Mundo.

Javier Fernández ha agrandado todavía más su leyenda al proclamarse ayer campeón del mundo de patinaje artístico sobre hielo en Shanghái (China). Tras colgarse el bronce en las dos últimas ediciones, el madrileño se sube por primera vez a lo más alto del cajón mundial, en el mayor logro deportivo del patinaje español en toda su historia. De esta manera, Fernández pone un broche de oro a una temporada en la que ha sumado su tercer título continental y obtenido la plata en la final de Grand Prix.

Javi, que partía segundo tras el programa corto celebrado el viernes, arrastraba una desventaja de 2.5 puntos con respecto al primer clasificado, el japonés Yuzuru Hanyu. Dada la gran calidad y el estratosférico rango de notas que suele sacar el nipón, actual campeón olímpico y defensor del título mundial, nuestro representante sabía que sus opciones de victoria pasaban por un fallo de su rival y amigo y compañero de entrenamientos en Toronto (Canadá).

El primero de los aspirantes a medalla en saltar al hielo fue el kazajo Denis Ten, bronce en los Juegos de Sochi y tercer clasificado tras el corto. Su puntuación (181.83 puntos) fue la mejor de la noche, pero sólo le bastó para colgarse el bronce. El turno de Hanyu comenzó con dos fallos importantes, pero se recompuso y terminó sumando 175.88 puntos. Con los errores de Hanyu, Javier Fernández sabía que tenía una oportunidad de oro, pero había que patinar mucho para sumar 178.34 puntos. Antes de afrontar su «Barbero de Sevilla» parecía sereno. Arrancaba con un impresionante «cuádruple toe» lleno de potencia y altura, pero instantes después se caía en el siguiente cuádruple. Había que tirar de concentración porque no se podía permitir ningún otro fallo. No lo hubo. El ser o no ser campeón mundial pasaba en gran parte por el tercer cuádruple. Fue perfecto. Cuando aterrizó con el último triple sonrió y acabó el ejercicio con una mezcla de agotamiento y alegría. Sentado junto a su entrenador, el canadiense Brian Orser, y la nueva responsable de patinaje de la Federación Española de Deportes de Hielo (FEDH), Laia Papell, escuchó las puntuaciones: 93.10 para los elementos técnicos y 89.06 para los componentes (valoración artística). Total 181.16 puntos, suficiente para ser campeón del mundo. En ese momento se llevó las manos a la cabeza porque no se lo podía creer. Javier Fernández fue oro con 273.90 puntos; Yuzuru Hanyu, plata con 271.08 y Denis Ten, bronce con 267.72.

Fernández, que la semana que viene se marcha a Japón, pero que muy pronto estará de regreso a Madrid, estaba feliz, radiante. «Es el mejor momento de mi vida. Como no sé si voy a volver a lograr algo así, tengo que disfrutarlo al máximo», afirmó visiblemente emocionado. El oro de «Javi» otorga a España tres plazas en la categoría individual masculina para el mundial del año que viene, que se disputará en Boston.

El patinador madrileño recibió en Shanghái la llamada del presidente del Consejo Superior de Deportes. «La gesta de Javier es impresionante. Hay que conocer la encomiable trayectoria de un chico sencillo que un buen día se fue a Canadá a hacerse un nombre y que con esfuerzo, trabajo y dedicación ha popularizado el patinaje en España», afirmó Cardenal. «Ha conseguido transformar el patinaje en un deporte emergente y con audiencia. El mérito de superar a su eterno rival japonés le confirma ya como un auténtico héroe, un símbolo del deporte español al que seguro le queda aún una trayectoria espectacular», subrayó el presidente del Consejo.