Actualidad

Sergio Llull: «Vamos mal si sólo pensamos en los NBA»

El MVP de la final de la Liga Endesa acabó pletórico el curso antes de su cita irrenunciable con España. Avisa de que en Río habrá que competir mucho antes de una posible final contra Estados Unidos

El MVP de la final de la Liga Endesa acabó pletórico el curso antes de su cita irrenunciable con España. Avisa de que en Río habrá que competir mucho antes de una posible final contra Estados Unidos

Publicidad

El Real Madrid late al ritmo del corazón de Sergio Llull (Mahón, 1987). El base, como su equipo, ha acabado pletórico una temporada que fue difícil al principio por la falta de tiempo para prepararla, pero en la que «sólo nos hemos dejado en el camino la Euroliga, que es muy difícil de ganar». Ahora llegan los Juegos y la Selección española, una cita irrenunciable para el capitán blanco.

–Un verano más con pocas vacaciones...

–Es un privilegio y un orgullo defender esta camiseta. Vengo encantado. Aquí todos tenemos ganas de juntarnos, somos una familia, como un grupo de amigos. Vamos todos a una. Estoy muy contento de estar aquí un año más para intentar llegar lejos.

–Los Juegos Olímpicos...

Publicidad

–Es una competición muy bonita y especial por el ambiente que se crea en la Villa Olímpica con todos los deportistas. Pude estar hace cuatro años en Londres y ahora intentaré repetir experiencia y luchar por los objetivos.

–¿Da tiempo a vivir el espíritu olímpico mientras se compite?

Publicidad

–Nosotros vamos a la Villa como todos y nos lo pasamos muy bien, somos uno más dentro de la delegación española y es una experiencia inolvidable.

–¿Le piden más fotos de las que pide usted esos días?

–No recuerdo en Londres haberme hecho muchas fotos. Compartes comedor y bloque de pisos con deportistas de alto nivel, cada uno en su disciplina. Igual sí que nos piden más los del equipo español, pero estamos encantados.

–¿Se llevó algún «selfie» valioso hace cuatro años?

–Recuerdo que me hice uno con David Ferrer y poco más, no soy mucho de pedir fotos.

–¿Cómo lleva el tema del zika?

Publicidad

–Lo llevamos bien. Conforme nos van informando, la preocupación disminuye. Al principio era todo un poco confuso, pero tomando las medidas necesarias no habrá problema.

–¿Su papel en la Selección es menos protagonista que en el Real Madrid?

–Yo estoy aquí para poner todo lo que tengo a disposición del equipo, lo que me pida el entrenador. Aquí hay gente con mucho talento y a veces hay que bajar un poco al barro y hacer otras cosas que no salen tanto en la estadística ni son tan vistosas.

–¿Se siente heredero de los «mayores», a los que ya les queda poco con España?

–Está claro que, cuando estos jugadores se retiren, los que nos quedemos tendremos que dar un paso al frente y hacer con las nuevas generaciones lo que ellos hicieron con nosotros: ayudarnos, guiarnos de alguna manera. Esta generación es irrepetible, nos han dado muchísimos éxitos, pero creo que el relevo se ha ido haciendo poco a poco. Hay jugadores jóvenes como Ricky o Claver, otros como Rudy que tienen mucho por dar a la Selección, y entre todos vamos a intentar tirar del carro cuando estrellas como Felipe, Navarro o Pau ya no estén.

–Es difícil hablar del torneo olímpico sin referirse al combinado estadounidense...

–No es sólo los NBA, si pensamos en eso vamos mal. Está claro que son los principales favoritos, porque, aunque les falte alguna megaestrella, los que van son de un gran nivel y talento, pero cometeríamos un error si pensamos que vamos a llegar fácil a esa final contra ellos y, además, ganarla. Hay que ir partido a partido, no te puedes permitir despistes, el grupo es muy complicado y la exigencia va a ser máxima desde el minuto uno.

–Como faltan Curry y LeBron, alguno cree que ya son fáciles...

–Es un equipazo. Cada uno es estrella en su equipo, Irving decidió la final en el último partido. Físicamente están un poco por encima y son los favoritos.

–El Madrid jugó contra los Celtics la pretemporada pasada y dio la sensación de que la NBA sigue lejos físicamente...

–Cada vez hay menos diferencia técnica, pero el componente diferencial entre las dos ligas es el físico. Boston es un equipo de «playoffs», juegas 48 minutos, que no estás acostumbrado y bueno... son experiencias bonitas y repetiremos contra Oklahoma.

–¿Le dan envidia los sueldos que se pagan ahora en la NBA?

–Envidia, ninguna. Ya dejé bien claro que quiero estar en el Real Madrid y competir por todos los títulos. Aquí soy feliz, la gente me mostró muchísimo cariño cuando pude irme y cuando renuevas por un periodo largo, mejorando tu ficha y todo, no es para marcharte al año siguiente.