Fútbol

Las elecciones que quería Villar

La Asamblea de la Federación aprueba el reglamento electoral sin las modificaciones que pedía el CSD y la reducción del número de asambleístas

El presidente de la RFEF, Ángel María Villar, momentos antes del inicio de la Asamblea extraordinaria de la Federación Española de Fútbol.
El presidente de la RFEF, Ángel María Villar, momentos antes del inicio de la Asamblea extraordinaria de la Federación Española de Fútbol.

La Asamblea de la Federación aprueba el reglamento electoral sin las modificaciones que pedía el CSD y la reducción del número de asambleístas

“¿Cuántos faltan de los míos?”, preguntaba Victoriano Sánchez Arminio, presidente de los árbitros, antes de comenzar la Asamblea. Le faltaban tres árbitros, pero los tenía controlados. Villar también sabía que todo estaba bajo control. La Asamblea aprobó sin dudas el reglamento electoral -125 votos a favor, 24 en contra y dos abstenciones-, a pesar de que no incluye las correcciones que le exigía el Consejo Superior de Deportes (CSD) sobre la moción de censura.

A pesar de que la orden ministerial que regula las elecciones en las federaciones deportivas obliga a que la moción de censura tenga que ser aprobada por mayoría absoluta, el reglamento refrendado ayer por la Asamblea exige mayoría cualificada de dos tercios. “Lo va a volver a rechazar”, advirtió Javier Tebas en una de sus varias intervenciones, aunque a sus palabras sólo les faltaba el eco para confirmar que quedaban en el vacío. “No sabía que estábamos en un acto electoral”, lamentó el presidente de laLiga, que había convocado por la mañana en su sede a los clubes aunque no le sirvió de mucho.

La Asamblea confirmó también que las elecciones se celebrarán en el último cuatrimestre del año, a pesar de que al fútbol le corresponde convocarlas antes de los Juegos Olímpicos de Río, ya que ninguna de sus selecciones se ha clasificado para el torneo.

La Asamblea aprobó también por amplia mayoría -126 a favor, 26 en contra y una abstención- la reducción de su número de miembros. Pasa de 180 a 140, lo que reduce especialmente la representación de los clubes profesionales. Un dato que indignó especialmente a Javier Tebas. “Se incluyó un nuevo estamento, el de los entrenadores, y nosotros también perdimos representación”, justificaba el presidente de la AFE, Luis Rubiales.

Ángel María Villar, en su última intervención, justificó el recurso que ha presentado la Federación contra la orden ministerial que regula las elecciones federativas. “Lo hemos recurrido porque sí”, dijo en un primer momento, aunque después agregó que se trataba de una cuestión de “posicionamiento”. Villar lamenta la injerencia gubernamental en asuntos que, según él, están regidos por entidades pivadas, como la FIFA y la UEFA. “Recurrimos en 2007 y perdimos. Esperemos que ahora nos den la razón”, dijo. De momento, la Asamblea es suya.