Deportes

Las opciones de Valverde ante el Betis sin Messi, Luis Suárez y Dembélé

Del juego psicológico a la duda. Y de la duda a la certeza. «No sé con seguridad si podremos contar con Messi o no. Hay que esperar al entrenamiento», dijo Valverde. Parecía la típica respuesta para no dar pistas al rival, que será el Betis, el último equipo que fue capaz de ganar en el Camp Nou; pero después, en ese entrenamiento que debía dar pistas sobre la participación del «10» en el partido, ni rastro de Messi. El argentino no estaba en la sesión preparatoria con el resto de la plantilla. No era un farol y el capitán se pierde también la segunda jornada de Liga, contrariamente a lo que pareció durante la semana. Por tiempo de recuperación y sensaciones parecía que sí. Hace unos días se vio a Leo prepararse en solitario, pero con una intensidad alta, sobre arena de playa. El miércoles por la tarde ya estaba con sus compañeros. Pintaba bien, pero... «Si no está al cien por cien no jugará», había advertido Valverde. El sóleo, la zona que se lesionó la estrella del Barcelona, es traicionero. Abundan las recaídas y con Messi se quiere tener riesgo cero. El problema es que el equipo lo necesitaba. No se trata de una situación de crisis ni mucho menos, es la jornada dos, pero sí es un momento delicado en el club, porque se han juntado muchas cosas. Para empezar, la derrota en el debut en la Liga contra el Athletic Club. Después, el culebrón de Neymar, que tampoco ayuda a evitar barullo. Y por último la lesión de Dembélé y su indisciplina al ocultarla para irse en sus días libres. No quiso Valverde valorarlo. «Con Dembélé ya pasaron cosas el año pasado y se montó una bola grande», se limitó a decir el «Txingurri».

Publicidad

El preparador azulgrana hace cuentas y no le salen. Le faltan delanteros ante las numerosas bajas y una de las opciones es mirar a la cantera, a Ansu Fati y Carles Pérez. Otra posibilidad es adelantar la posición de jugadores como Sergi Roberto. Luis Suárez y Dembélé están «KO» para el próximo mes, Messi no ha llegado y Rafinha lleva desde el viernes con una gastroenteritis, aunque está entre los convocados. Griezmann es el único sano. El francés está en el proceso de adaptación a su nuevo club y ante las ausencias va jugando en un puesto y en otro y, de momento, no encuentra su sitio. Sus primeros minutos con Messi tendrán que esperar. «En San Mamés no participó tanto como nos hubiera gustado», admitió Valverde. «Queremos llevar balones a los delanteros, aunque Griezmann también tiene que buscarse la vida para participar», añadió.