Motociclismo

Nadie se fía de nadie en MotoGP

Márquez tiró de Lorenzo y Iannone, de Rossi en la Q2. “Se nota que el nivel de presión va subiendo”, dice Valentino

Marc Marquez, Dani Pedrosa y Valentino Rossi esta mañana en Sepang
Marc Marquez, Dani Pedrosa y Valentino Rossi esta mañana en Sepang

Durante el cuarto de hora de la sesión oficial de clasificación hubo casi más miradas hacia atrás que hacia adelante entre los candidatos al título. Después de las palabras Rossi el jueves acusando a Márquez de ser un aliado de Lorenzo en su contra, todo se mira con otros ojos, o al menos, se le busca una segunda lectura. Esta rueda de prensa ha elevado el nivel de tensión tanto como la cercanía del desenlace final. “Creo que es momento de que cada uno se centre en hacer su propia carrera y conseguir el mejor resultado para sí mismo”, decía con ironía Valentino esta mañana, pronunciado especialmente fuerte las palabras “propia” y “sí mismo”. Otra indirecta para Márquez con el que tuvo una especie de guerra fría durante los entrenamientos libres 3 y 4. Marc se colocó a su rueda para ver cómo trazaba y el italiano en cuanto se dio cuenta empezó a negar con la cabeza y frenó para dejarlo pasar. Algo parecido pasó en las dos sesiones, aunque luego ambos le dieron un barniz de normalidad a la cosa, si eso es posible a estas alturas. El de Honda explicó que la primera vez sí que había intentado quedarse a su espalda y coger algo de información, mientras que Rossi reconoció que no le había molestado en exceso.

El comienzo de la Q2 fue de lo más significativo. Lorenzo se subió en su moto antes de que arrancara la cuenta atrás del reloj y su jefe técnico tuvo que frenarle. Él no quería perder ni un minuto y pedía que le abrieran el paso como un león enjaulado. La primera vuelta la hizo con Márquez por delante, algo que para muchos fue interpretado como un claro intento de ayuda por parte de su compatriota. “No lo suelo hacer, pero en este caso queríamos ir a dos paradas y si no salía fuerte desde el principio el tiempo se nos quedaba justo. He visto que Jorge me seguía, pero también Iannone, Aleix y Crutchlow. Además no he hecho esa vuelta a tope”, explicaba Márquez a los periodistas que preguntaban el porqué de la supuesta ayuda a Jorge.

El que sí ayudo de forma descarada a Rossi fue Iannone, el más afectado por las palabras de “Vale” el jueves. Ha recibido insultos en las redes sociales por superar al ídolo italiano en Australia y parece que ha calado en él el discurso de que los españoles están haciendo frente común contra “il dottore”. El de Ducati esperó a tener a rueda la Yamaha número 46 antes de tirar a fondo, en un giro que fue de mucha ayuda para Rossi. Después, en el último segundo, Rossi superó a Jorge, consiguiendo por segunda vez este año quedar por delante en la parrilla de salida. Lorenzo creía que el tercer puesto era suyo y no se enteró de que había caído al cuarto lugar hasta que le indicaron que en el parque cerrado no había lugar para él.

La tensión va en aumento y Rossi lo reconoce: “Va subiendo cada vez más, esta noche al irme a dormir empezaré a visualizar el circuito, las curvas... Dormiré menos, pero me levantaré con más energías. Es verdad que tengo una oportunidad de ganar el título, pero es muy difícil. Creo que todo se va a decidir en Valencia. Lorenzo, por su parte, admitió algunos problemas con los discos de freno durante la Q2 antes de admitir que Rossi no estaría tan preocupado de Márquez si fuera más rápido en pista. “Perfecto si siente presión”, concluyó.