Actualidad

Movistar dinamita la Vuelta y Quintana vuelve a ser candidato

«Nooo», respondía en la jornada de descanso Eusebio Unzúe cuando le preguntaban si Movistar seguía pensando en Nairo Quintana para la general. La pregunta se refería a una posible emboscada en la sierra de Madrid el jueves o camino de Gredos el sábado. Una maniobra como la que, de la mano de Contador, permitió al colombiano ganar la Vuelta en 2016. O, más allá en el tiempo, como la que sirvió a Pedro Delgado para su primera victoria absoluta en la carrera en 1985 camino de las Destilerías Dyc.

«Nooo», decía Eusebio Unzúe, al que no le gusta mucho desvelar la realidad de sus planes. Pero ese no era un sí. «Desde la salida iba mentalizado», reconocía Nairo en la línea de meta. Aunque añadía: «Tan pronto no estaba planeado. Teníamos alguna otra estrategia, pero ésta nos ha salido bien». Desde la salida se preparó una emboscada de 40 corredores en la que se metió el colombiano junto a dos compañeros, Imanol Erviti y José Joaquín Rojas. Junto a ellos Wilco Keldermann, el siguiente en la general, y la mayoría de los esprinters: Bennet, Degenkolb y Jakobsen. Y con él, seis compañeros del Deceuninck.

El viento animaba a menear la carrera. Para ganar la etapa o para reventar la general. Y a ello se aplicaron los hombres del grupo de delante. El Jumbo Visma, el equipo del líder, lo entendió pronto y mandó parar a los corredores que llevaba en la escapada.La maniobra obligaba a Roglic a desgastar a su equipo en la persecución. Pedía ayuda al Emirates y tuvo que pedir más asistencia cuando Movistar se puso a tirar en el pelotón para dejar solo a Roglic en un repecho a la altura de Jadraque. Sin equipo.

Quedaban 50 kilómetros y al equipo telefónico no le importaba sacrificar unos segundos para ganarlos después. La diferencia bajó por debajo de los cinco minutos, pero era una inversión para que volviera a subir más tarde, cuando Roglic ya no tuviera a nadie dispuesto a trabajar por él. Primero Pedrero y después Marc Soler apretaron para estirar el grupo del líder, que quedó reducido a siete elementos, aunque después se pudieran contar hasta 20.

«Estaba planeado un poco lo que hemos hecho en la subida con Antonio [Pedrero] y luego ponerme yo, porque pensábamos que iríamos todos juntos», explicaba Marc Soler. «No esperábamos sacar tanto de esta etapa», confesaba.

El líder encontró la asistencia de Astana, pero no fue capaz de reducir la diferencia. Roglic permanecía resguardado a espaldas del equipo de Miguel Ángel López, que pretendía mantener su puesto en el podio de Madrid, y de la rueda de Valverde. Sólo tenía ojos para el campeón del mundo.

Ganó Gilbert en Guadalajara, remontando en el último repecho a Sam Bennett. Quintana perdió diez segundos con el ganador, pero ganó 5:18 respecto al líder. Ahora es segundo en la general y Valverde, tercero. La Vuelta revive antes de afrontar las últimas etapas de montaña.

17ª etapa. Aranda de Duero-Guadalajara (219,6 km)

Ganador de etapa (Premio Cofidis)

1-Philippe Gilbert (Bel/Deceuninck)

Clasificación General (Maillot Carrefour)

1- Primoz Roglic (Esl/Jumbo Visma)

Puntos (Maillot Skoda)

1- Primoz Roglic (Esl/Jumbo Visma)

Montaña (Maillot Loterías y Apuestas del Estado)

1- Geoffrey Bouchard (Fra/Ag2R)

Jóvenes (Maillot Fenié Energía)

1- Tadej Pogacar (Esl/EAU)

Equipos (Patrocinado por Andalucía)

1- Movistar Team (Esp)

Combatividad (Patrocinado por Continental)

Nairo Quintana (Col/Movistar Team)