Real Madrid

Para que CR7 no esté solo

Benzema se entrenó ayer con el resto del equipo y está listo para el choque de mañana. En cambio, Marcelo puede no estar.

Benzema, en el entrenamiento de ayer del Real Madrid
Benzema, en el entrenamiento de ayer del Real Madrid

Benzema se entrenó ayer con el resto del equipo y está listo para el choque de mañana. En cambio, Marcelo puede no estar.

«I’m back !!!» (he vuelto), escribió ayer por la mañana Karim Benzema en Twitter, después del entrenamiento del Real Madrid, el penúltimo de la semana. Ha vuelto, para jugar el derbi y para apurar las últimas opciones del conjunto blanco en la Liga. El encuentro contra el Atlético de mañana ha perdido protagonismo tras los resultados del pasado fin de semana, pero Zidane quiere recuperar la moral y la autoestima, quiere mirar al futuro de manera distinta con una victoria frente al Atlético. Sabe que eso cambiaría un poco el clima de decepción que se ha instalado en el club blanco después del empate en Málaga. Por eso Benzema es necesario. Sin él y sin Bale jugó el conjunto blanco en La Rosaleda y no pasó del empate. Contra el Atlético, Zidane le necesitaba más que nunca y Benzema está listo.

Quizá el papel del Real Madrid en la Liga hubiese sido distinto si Benzema no se hubiera perdido seis encuentros o Bale diez, más los que aún puede estar sin jugar. El entrenador francés se niega a manejar la excusa de las bajas, aunque puede que hayan sido más determinantes de lo que se piensa. El delantero galés se lesionó en su mejor momento de forma y entusiasmo, mientras que Benzema ha vivido una temporada llena de luces en el campo y oscuridad lejos de él, con problemas de lesiones y judiciales. Su rendimiento ha sido notable, pero es probable que hubiese sido aún mejor si le hubiese acompañado la tranquilidad.

Frente a Ronaldo, que lo ha jugado todo en Liga, sus dos acompañantes se han dejado muchos minutos y eso se ha notado. El Madrid es el equipo que más remata de la Liga, porque el portugués supera a todos con amplio margen y porque Bale y Benzema también se encuentran entre los veinte primeros que más veces buscan la portería contraria. Messi, Suárez y Neymar, la némesis de los blancos, son segundo, tercero y cuarto. Y aunque el argentino sí que faltó al principio, después lo ha jugado todo. El brasileño se ha perdido tres partidos y el uruguayo sólo uno. El triplete atacante del Barcelona ha tenido mucha más suerte con las lesiones que el del Real Madrid y, en parte (sólo en parte) puede explicarse parte de la diferencia de puntos y que la Liga esté casi decidida.

El vestuario blanco, sin embargo, sabe que no puede tirar la toalla cuando aún no es marzo y cuando el rival es el Atlético de Simeone, que tanto le ha hecho sufrir en los últimos duelos: «El fútbol es una caja de sorpresas y todo puede pasar. Hay que pelear hasta el final. Espero que el derbi sea un gran partido y que el Real Madrid pueda ganar», decía ayer Cristiano, que en el campo se siente mucho más cómodo cuando sabe que tiene a Karim cerca. Es el jugador que necesita porque son distintos y complementarios, porque uno potencia las virtudes del otro.

Jesé es uno de los jugadores a los que más protege Zidane y a los que más ayudó cuando fue el segundo de Ancelotti, pero lo que le da Karim no se lo da nadie. Contra el Atlético, Zidane ya sabe lo que le espera: un partido de mucha tensión, con un rival encerrado y va a necesitar a un Benzema especialmente fino. Y más si Marcelo no se encuentra en perfecto estado. El brasileño se retiró ayer del entrenamiento.