Rahm, problemas con el «putt»

El español se exige mejorar en el «green» para aspirar al Abierto de España. Está a cuatro golpes de Dunne. Nacho Elvira, a tres

Jon Rahm, durante la segunda jornada del torneo
Jon Rahm, durante la segunda jornada del torneo

El español se exige mejorar en el «green» para aspirar al Abierto de España. Está a cuatro golpes de Dunne. Nacho Elvira, a tres

«Ha sido uno de esos días en los que juegas sin pensar en otra cosa y el resultado se va haciendo solo», afirmó el irlandés Paul Dunne, campeón del Masters Británico en 2017 y que se postuló al título en el Abierto de España al construir una ventaja de cuatro golpes sobre el gran favorito, el español Jon Rahm, al término de la segunda jornada en el madrileño Centro Nacional de Golf. Dos tarjetas de 66 y 65 golpes en la primera y segundas rondas, con un acumulado de 13 bajo par, dejan a Dunne como líder en solitario en el torneo perteneciente al Circuito Europeo.

El español Nacho Elvira, el australiano Brett Rumford y el inglés Callum Shinkwin le siguen a tres golpes, mientras que en cuatro se sitúa su renta sobre el inglés Robert Rock, el sueco Henric Sturehed, el español Jon Rahm y el escocés Warren.

Pese a firmar dos «bogeys», los nueve «birdies» acumulados en el turno matinal acomodan a Dunne en el primer lugar. Aplaudido por el numeroso público congregado en el Centro Nacional de Golf, el irlandés recibió los halagos de algunos de sus rivales. «¡Cómo está jugando el niño!», bromeó el español Pablo Larrazábal desde una meritoria novena plaza. «Es impresionante. Pega a la pelota 30 o 40 metros más que yo y patea como los ángeles», destacó.

Rahm tuvo una jornada buena en el juego largo, pero mala en el corto. «En dos días no creo que haya habido un solo jugador en este campo que haya jugado mejor que yo de “tee” a “green”, y lo único que tengo que hacer es meter los “putts”. Si no se meten “putts” no se ganan torneos», sostuvo el gran favorito para el público en Madrid. Comenzó la jornada con un «eagle», ensuciado en parte por un doble «bogey» en el duodécimo. Pero está en la pelea por ganar.

Por su parte, Cabrera Bello no pasó el corte.