Rusia 2018: Cristiano, para empezar

España debutará el 15 de junio en Sochi frente a Portugal, en el partido más complicado de la primera fase y el que decidirá el liderato del Grupo B, donde también están Irán y Marruecos. El anfitrión o Uruguay, Argentina o Francia y Alemania o Brasil aparecen en el camino de la «Roja» hasta la final de Moscú, justo un mes después del estreno

Grupo B para el Mundial 2018 en Rusia
Grupo B para el Mundial 2018 en Rusia

España debutará el 15 de junio en Sochi frente a Portugal, en el partido más complicado de la primera fase y el que decidirá el liderato del Grupo B, donde también están Irán y Marruecos. El anfitrión o Uruguay, Argentina o Francia y Alemania o Brasil aparecen en el camino de la «Roja» hasta la final de Moscú, justo un mes después del estreno.

Las dos últimas campeonas de Europa abrirán el Grupo B en Sochi el 15 de junio a las ocho de la tarde. Será el cuarto partido del Mundial de Rusia y el primero para España y Portugal, que debutarán en una especie de final por alcanzar la siguiente fase desde el primer lugar del grupo. Los otros dos rivales son Marruecos e Irán, que sólo podrían tener alguna opción si alguno de los favoritos cometiera «un error», como reconocía después del sorteo el técnico iraní, Carlos Queiroz. Nada más abrirse las bolas, Lopetegui comenzó con su trabajo de detener la euforia y recordar que todos los equipos que están en una fase final son complicados. El técnico se puso en su papel, pero la realidad es que más allá del estreno, el camino en la primera fase es bastante llano para la «Roja». Quizá hubiera sido un poco más favorable incluso de haber caído en el Grupo A, donde ya estaba incluido el anfitrión. Precisamente Rusia, Egipto y Uruguay serían la segunda estación española camino de otro título mundial. Los locales no están ni de lejos en su mejor momento, así que los uruguayos son los grandes favoritos para acabar líderes.

Cualquiera de estos tres rivales permitiría a España ser favorita en el arranque de las eliminatorias, un camino que se complicaría, y mucho, un poco más adelante. Para los cuartos de final, las posibilidades serían Argentina, si los de Lopetegui son primeros de grupo, y Francia si pasan como segundos. En semifinales, para la primera posibilidad aparece Alemania y para la segunda Brasil, lo que significa cruzarse con los dos grandes candidatos a esta Copa del Mundo. Hay un grupo de selecciones con opciones, pero estas dos están, sin duda, un paso por delante a seis meses de que comience el torneo. Brasil se ha transformado con la llegada de Tite al banquillo. Un entrenador de perfil bajo, desconocido para la mayoría, pero capaz de construir un bloque con las mejores cualidades de los jugadores de los que dispone. Hacer un Brasil sólo del «jogo bonito» o únicamente de sudor y trabajo ni había sido posible ni había funcionado últimamente. Había que mezclar ambas cosas y él lo ha interpretado a la perfección. Por eso los de Neymar han arrasado en la clasificación y parten arriba en las apuestas.

Alemania es el otro transatlántico, vigente campeón y con recursos suficientes como para ganar la Copa Confederaciones el pasado verano con un equipo B. Lo de copiar el modelo de la «Roja» se ha unido a futbolistas física y técnicamente muy dotados... Los resultados están a la vista.

Detrás de estos dos, aparece la nueva España de Julen, la mejor mezcla posible de lo que queda del tiquitaca y de generaciones posteriores. Casi nadie es indiscutible, se ha roto definitivamente con la nostalgia del pasado y el esquema táctico se puede modificar en función del rival y de las circunstancias. Piqué, Ramos, Iniesta, Silva o Busquets conectan con los tiempos gloriosos, pero Isco puede ser el faro y los goles los puede marcar Rodrigo.

La sucesión de Del Bosque no ha podido ser mejor en cuanto a resultados y por eso Portugal teme más a España que al revés en el estreno en el campeonato. «Jugamos contra el campeón de Europa; ante Marruecos, que ha dejado fuera a Costa de Marfil, y frente a Irán que fue el primer equipo en clasificarse», insistía Lopetegui respecto al resultado del sorteo. «Todos los equipos son más que un jugador, pero, evidentemente, Cristiano Ronaldo es un futbolista conocido por todos, uno de los mejores jugadores de la historia», continuaba el seleccionador, que ya tiene rivales sobre los que ponerse a trabajar. Los lusos de CR7 ya cayeron ante España camino del Mundial de Suráfrica. «Para lo de la lista definitiva hay mucho tiempo», cerraba el seleccionador con media sonrisa.

El sorteo en el Kremlin no dejó un claro grupo de la muerte, lo que va a complicar mucho los cruces desde el principio. En el C, la nueva generación de futbolistas franceses debería dominar con claridad (ver gráfico). Bélgica e Inglaterra van a tener una bonita lucha por el liderato del G y en el H, el último en estrenarse en Rusia, Polonia y Colombia deberían ser los equipos clasificados. Los de Lewandowski han jugado los últimos meses pensando en el coeficiente FIFA, con la intención de estar en el primer bombo y alargar su permanencia en el campeonato. Su objetivo se ha cumplido.

Croacia y Argentina, por su parte, serán los protagonistas en el D, un grupo que verá el estreno de Islandia en una Copa del Mundo después de haber disfrutado con su debut en una Eurocopa.