Suárez, el fenómeno

De los mordiscos y los insultos racistas, a marcar un gol cada 61 minutos. Hoy se enfrenta al Chelsea

Luis Suárez
Luis Suárez

Más allá de las fronteras de la Liga no hay otro goleador más en forma en Europa que Luis Suárez. El delantero del Liverpool ha dejado a un lado sus salidas de tono y se ha puesto a hacer lo que realmente se le da bien, jugar al fútbol. Es el Pichichi continental junto a Diego Costa y se ha convertido en la referencia ofensiva de su equipo. En el club lo saben y por eso no han tardado en renovarle hasta 2018 y ofrecerle todo lo que pedía. Cobrará 238.000 euros semanales, el doble que antes de la firma. «Estoy encantado de haber firmado un nuevo acuerdo con el Liverpool y de haber asegurado mi futuro a largo plazo», señaló. Y en su siguiente partido marcó dos goles para celebrarlo.

Fuera de sus números, siempre ha estado ligado a acciones extradeportivas que le han generado una fama ajena a su calidad como futbolista. El episodio más cercano se produjo este año ante el Chelsea. Propinó un mordisco al defensa «blue» Ivanovic. La Federación inglesa le castigó con diez encuentros de sanción, que le impidieron debutar en el arranque de la temporada. No ha sido el único incidente de su carrera. En 2011, con el Ajax, protagonizó una acción similar con el jugador del PSV, Otman Bakkal. Fue castigado con dos partidos de suspensión. Meses después, ya en el Liverpool, fue acusado de proferir insultos racistas contra el lateral del United, Patrice Evra. Otros ocho encuentros sin jugar. Comportamientos polémicos que han pesado en los directores deportivos de los más grandes equipos de Europa para no tenerle entre sus filas. Este verano fue el que más cerca estuvo de abandonar Anfield. Se le llegó a vincular con Barcelona o Real Madrid.

Todas las polémicas quedan lejos ya. Desde su vuelta ha mostrado un nivel a la altura de las expectativas que siempre había generado. Incluso ha llevado al Liverpool a postularse como uno de los candidatos al título en la Premier. Su progresión goleadora ha ido en aumento desde su llegada en 2011. En su primera temporada «red» completa marcó 17 goles; la pasada, 30, y en esta ya lleva 19 en trece encuentros. Catorce de ellos en Anfield. Un promedio de un tanto cada 61 minutos, inalcanzable para el resto de delanteros europeos. Pero los datos son aún más impactantes si se mira diciembre. Ha sido el primer futbolista en marcar más de ocho goles, ya lleva diez. Además, se ha destapado como un gran «asistente», suma media docena de pases de gol, uno menos que en toda la campaña pasada.

Hoy afronta su último partido del año en casa y frente al Chelsea de Mourinho. Rival directo en su lucha por el título. Duelo propicio para que vuelva a emerger su figura y en el que deberá tomar el mando del conjunto de Brendan Rodgers tras la victoria del Manchester City.