Tenis

El mejor Nadal en mucho tiempo

El de Manacor derrota a Nishikori en los cuartos de Indian Wells y confirma que su juego está en claro ascenso

Rafael Nadal celebra su victoria ante Kei Nishikori
Rafael Nadal celebra su victoria ante Kei Nishikori

El de Manacor derrota a Nishikori en los cuartos de Indian Wells y confirma que su juego está en claro ascenso

Con un winner paralelo poderoso, un salto, un grito, el puño cerrado y una sonrisa de oreja a oreja cerró Nadal su compromiso de cuartos de final en Indian Wells. Rafa ha derretido a Nishikori bajo el sol californiano (6-4 y 6-3), confirmando que su juego está en claro ascenso y, lo que es más importante, su confianza está alcanzando niveles impensables durante los últimos meses. El de Manacor se pareció de verdad a sí mismo, al tenista que nunca temblaba, olvidando esa versión que él mismo ha reconocido “tenía problemas de cabeza”.

Esta semana ha podido con un Verdasco que se le había atragantado últimamente y sobrevivió a un punto de partido imposible de fallar que sí erró el joven Zverev. Pequeños detalles para volver a pisar en suelo firme, algo que ha hecho también ante el juego agresivo y eléctrico de Nishikori. El japonés era favorito antes del duelo y también después de los primeros juegos, cuando se puso 3-1 arriba y 15-40, o lo que es lo mismo, con dos bolas de break para ponerse 4-1 en la primera manga. Entonces fue cuando surgió el Nadal verdadero, no el que no confiaba en su derecha y se quedaba corto en sus tiros en cuanto subía la tensión. Hoy la había y Rafa ha respondido con un juego profundo, sólido en el saque y subiendo mucho su eficacia al resto. El resultado fue que el español se apuntó el set, mientras el japonés se encogía y empezaba a pensar en que no iba a encontrar el camino. Eso parecía en el comienzo de la segunda manga en la que Nadal siguió con su velocidad de crucero. Rompió el servicio de Nishikori y tuvo opciones para hacerlo una segunda vez, pero su rival, ante el precipicio, volvió a entonarse y a encontrar los rincones cerca de las líneas. Rafa se puso un poco más serio y empezó a ser menos profundo desde el fondo y más inseguro con el saque, pero volvió a hacer el “break” y volvió de un 0-30 en el juego definitivo. Ése que terminó con un paralelo imposible para Nishikori y que dio paso a la explosión en la celebración de Rafa, que siente, como desde fuera se ve, que vuelve a ser el que era, dando su mejor cara en mucho tiempo.