El último desafío de Nadal

Debuta hoy en el Masters con la duda de su rodilla y en las peores condiciones para él.

«Tener este trofeo conmigo de nuevo es algo que no podía soñar hace un año y significa mucho para mí», dijo Nadal, en la pista, pero elegante, vestido de traje mientras levantaba la copa que certifica que acaba el año como número uno del mundo. Es la cuarta vez que vive una situación así (también le pasó en 2018, 2010 y 2013) y, aunque todas han sido especiales, quizá ésta lo sea un poquito más, por todo lo que sufrió en 2015 y parte de 2016 y por el gran regreso que ha tenido en 2017: seis títulos, dos de ellos de Grand Slam (Roland Garros y Abierto de Estados Unidos). Roger Federer, el hombre que le ha discutido el reinado, dijo que de alguna manera estaba «feliz» por que Nadal hubiera logrado ese éxito, aunque haya supuesto que él no pudiera acabar el curso en lo más alto. «Se lo merece», dijo el suizo tras estrenarse con una victoria en las Finales ATP.

A Rafa le queda un último esfuerzo por delante en este 2017. Sólo el deseo de ganar el único gran título que le falta le ha hecho no perderse la cita de Londres, el último torneo del año, que se ha perdido en cinco ocasiones de las doce en las que ha logrado clasificarse porque llegaba a final de año muy castigado. Esta temporada ha conseguido mantener a raya el dolor casi hasta el último momento, aunque desde hace dos meses la rodilla derecha ha empezado a quejarse. Ahí radica la primera dificultad que debe superar el español esta semana: que el dolor no le pueda. La segunda es consecuencia de las propias características del torneo: se juega bajo techo, con las peculiaridades que eso tiene. Los sacadores pueden controlar mejor el primer golpe porque no hay factores que puedan influir como el viento y el sol, lo que convierte al servicio en todavía más letal; la pelota suele ir más rápido (Federer admitió ayer que notó la pista má veloz que otras ediciones) y los golpes de Nadal cogen un poco menos de efecto. Sólo dos de los 75 títulos del zurdo de Manacor han sido bajo techo y únicamente uno de ellos fue en pista dura, y hace muchos años (Madrid, 2005).

Pese a todo, Rafa ha ganado muchos partidos (77 victorias y 35 derrotas en su carrera) y a los mejores en estas condiciones. Ayer se entrenó con Carreño sin vendaje en la rodilla. Hoy debuta (21:00, MD2) contra Goffin.