Pleno de Nadal antes de hacer frente a Djokovic

El español se impone a su compatriota Ferrer (6-7 [2/7], 6-3 y 6-4) y sigue invicto en el Masters. El sábado (15:00) jugará las semifinales contra el número uno, el partido más repetido en la historia del tenis

Nadal jugará el sábado las semifinales contra Novak Djokovic
Nadal jugará el sábado las semifinales contra Novak Djokovic

El español se impone a su compatriota Ferrer (6-7 [2/7], 6-3 y 6-4) y sigue invicto en el Masters. El sábado (15:00) jugará las semifinales contra el número uno, el partido más repetido en la historia del tenis

Sábado, día de clásico en fútbol y de clasicazo en tenis: Rafa Nadal contra Novak Djokovic, el partido más repetido en la historia de este deporte. 45 veces se ha vivido ese duelo, con unos resultados tan equilibrados (23 victorias para el español por 22 para el serbio) como desequilibrados están sus enfrentamientos en 2015, que ha sido el año de Novak. Hasta en tres ocasiones se han visto las caras, con todo victorias para el número uno sin ceder un set, aunque esta semifinal apunta a ser diferente porque éste es otro Nadal. Djokovic le pudo en Montecarlo (6-3 y 6-3), en Roland Garros (7-5, 6-3 y 6-1) y más recientemente en Pekín (6-2 y 6-2). Pese a ello, el español insiste: «Djokovic es el favorito». Y su rival responde: «Rafa lleva varios meses jugando mucho mejor; se siente más cómodo sobre la pista. Y en los primeros partidos del torneo lo ha demostrado, ya que falla menos bolas y sirve mejor. Pero soy optimista de cara a ese partido».

Nadal llega a la cita con pleno de triunfos en el torneo de los elegidos, después de solventar ayer su tercer partido, ante David Ferrer, que se va de Londres en blanco. Fue quizá el duelo más irregular del manacorense, tal vez empujado por la mejoría de Ferrer. Una montaña rusa fue el comienzo: 3-0 para Nadal, 3-4 un rato después, 6-5 con saque para llevarse el parcial del balear, nuevo «break» del tenista de Jávea seguido de un «tie break» casi perfecto para no llevarse esa primera manga. Rafa no se jugaba nada, ya sabía antes de empezar que su oponente en semifinales sería Djokovic, pero no se relajó. O quizá sí, como Ferrer, por eso los dos soltaron el brazo para ofrecer al público un buen partido. Duros intercambios y juego agresivo de Nadal respondidos por las derechas invertidas de «Ferru». El manacorense se llevó el segundo set y con un «break» en el noveno juego del tercero, tenía la posibilidad de servir para ganar. Esta vez no tembló. Pese a comenzar 0-15, acabó el encuentro lleno de energía, apoyado en su saque y en derechas ganadoras y en visitas a la red, escenificando la dinámica de juego valiente que persigue. Allí, en la red, cerró el duelo, con una volea.

Para Ferrer empiezan las vacaciones en una año en el que ha conquistado cinco torneos y en el que se mantiene en el «top 10» a sus 33 años. A Nadal le queda todavía un partido, o dos si consigue superar a Djokovic. Hacerlo sería la prueba definitiva de la evidente mejoría que ya muestra de cara a 2016.