Robredo se cita con Ferrer en cuartos tras remontar ante Almagro

Tommy Robredo se clasificó hoy para cuartos de final de Roland Garros por quinta vez en su carrera, tras firmar contra Nicolás Almagro la tercera remontada consecutiva en esta edición e imponerse por 6-7(5), 2-6, 6-4, 6-4 y 6-4.

El tenista alicantino David Ferrer, quinto en el ránking de la ATP, y el catalán Tommy Robredo se enfrentarán en los cuartos de final de Roland Garros tras imponerse al sudafricano Kevin Anderson (3-6, 1-6 y 1-6) y al también español Nicolás Almagro (6-7 (5), 3-6, 6-4, 6-4, 6-4), repectivamente, en los octavos de final del Grand Slam que se disputa en París.

En la primera oportunidad de saque, Ferrer logró el 'break' para ponerse con dos juegos de ventaja sobre el sudafricano. El oponente despertó tras un inicio dubitativo, pero la mejoría se esfumó en un abrir y cerrar de ojos gracias a la agresividad del alicantino (1-4). Lejos de rendirse, Anderson siguió peleando y aprovechó su servicio en el sexto juego para hacerse fuerte sobre la pista, aunque acabó sucumbiendo ante el poderío de Ferrer y sus dejadas al filo de la red (3-6).

En el segundo 'set', el español comenzó con un nivel arrollador y aprovechó el resto para superar a un contrincante lento en la circulación sobre la pista (0-2). Anestesiado por la superioridad, el sudafricano no andaba fino en la volea y el de Jávea manejaba el duelo a su antojo con un 'drive' potente desde el fondo de la pista (1-6).

Con la mente puesta en superar su mejor resultado en Roland Garros, cuando alcanzó en 2012 las semifinales, Ferrer siguió dominando el tercer 'set' donde a Anderson apenas le quedaban fuerzas para voltear el encuentro y esperaba el final de forma casi agónica (1-6). De esta forma, el alicantino se cuela en cuartos tras su partido en la pista Suzanne Lenglen. La quinta mejor raqueta del Mundo aún no ha disputado ni un sólo duelo en la central Philippe Chatrier pero se toma su revancha particular ante el sudafricano tras la derrota en Indian Wells. Suma así su victoria 101 en un Grand Slam.

ALMAGRO VENDIO MUY CARA LA DERROTA ANTE ROBREDO.

En el otro duelo estelar entre los dos españoles, hubo máxima igualdad en el inicio. Tanto Tommy Robredo como Nicolás Almagro salieron a la pista con mucha intensidad y ofrecieron un verdadero recital en los siete primeros juegos (3-4). Todo intento de desmarque del murciano en el marcador era contrarrestado por el catalán con un gran juego de volea. Finalmente, fue el 'tie-break' (5-7) el que decidió el primer 'set' en favor de Almagro (6-7).

En el segundo asalto, el de Murcia siguió llevando la iniciativa aunque el contrincante no cesaba en su empeño de poder adjudicarse el segundo 'set' (3-6). Pero el número 34 en el ránking de la ATP, que disputaba su noveno Grand Slam en tierras parisinas, no estaba demasiado fino y Almagro sí dispuesto a derrotar por sexta vez al catalán después de que la última vez fuera este año en Acapulco (México).

Teniendo a un rival especialista en tierra batida, al catalán se le hizo bastante cuesta arriba el tercer acto ante un oponente fortalecido por el devenir del encuentro. Pero cuando parecía que Robredo iba a sucumbir, apretó los dientes para apurar sus opciones de recortar distancias y terminó llevándose el décimo juego en un derroche de esfuerzo encomiable (6-4).

En el cuarto 'set' y con las espadas en todo lo alto, el de Girona siguió en escalada frente a un Almagro que aunque no bajaba el ritmo parecía pagar el esfuerzo de los dos primeros 'sets' y su derecha ya no era un arma que sirviera para ganar. Al igual que durante todo el duelo, el equilibrio se mantuvo hasta que Robredo decidió romper en el noveno juego y poner las tablas tras más de tres horas de encuentro (6-4).

Empatado el partido, Almagro terminó por romperle el servicio al catalán en el segundo juego (0-2) y poniéndose en ventaja. Pero como si de una absoluta batalla se tratase, el gerundense volvió a tirar de épica para vender la derrota muy cara. En el octavo juego y después de que el de Murcia desaprovechara varias ventajas, Robredo se ponía por delante en el encuentro tras romperle el saque (5-4) y servía para llevarse un duelo de verdadera exhibición tenística. De esta forma, logra alcanzar los cuartos en Roland Garros por quinta vez tras hacerlo en 2003, 2005, 2007 y 2009.