Deportes

Tira tira: Álvaro se ha echado el Atleti a la espalda

Primero, una reflexión que debiera ser definitiva para el Cholo Simeone. Y es que cuando el equipo rojiblanco sale a ganar, a buscar al rival en su campo, al ataque, con atrevimiento, puede quedarse en gaseosa, jugar mejor o peor al fútbol, fallar ocasiones o hasta verse sorprendido por un gol en contra del rival de turno. Pero lo normal es que acabe ganando el encuentro si espanta ese miedo a veces táctico, a veces encorsetado desde hace tiempo, por lo general metido en el subconsciente del colectivo.

Publicidad

El VAR entra en juego Todo eso podría resumir lo que fue el duelo ante el Espanyol, que llevó la zozobra con el gol de Darder tras un fallo en el pase de Thomas a Koke en zona de alto riesgo. Entraron los nervios, pero al filo del descanso Morata se sacó un globo maravilloso, mágico, en el área «perica» que superó a Diego López, aunque fue Correa quien remachó en la línea. El VAR dio validez al tanto por un fuera de juego que no lo fue... por los pelos.

El «9» y Vitolo En el segundo tiempo, el Atlético se fue a por todas y Morata volvió a aparecer para seguir su espectacular racha goleadora: seis tantos en seis partidos consecutivos que están desbloqueando al Atlético y también a su entrenador. Este chico se ha echado el equipo a la espalda con sus goles en las últimas semanas y se ha ganado a pulso volver a la Selección, es el ‘9’ de España para la próxima Eurocopa. Notable estuvo también un gran Vitolo, que da más, mucho, muchísimo más que Lemar, Cholo. Y hubo morbo con el VAR: perjudicó al Atlético al pitarse falta de Felipe por agarrón antes de recibir un manotazo de David López, y le benefició en un gol anulado al Espanyol por faltita de Bernardo. Al final, sentenció el cuestionado Koke, gol del capitán, jornada redonda. Tres goles, tres puntos de sutura.