Fútbol

Crisis en el Valencia: Todos contra Lim

Mateu Alemany y el hombre del propietario del club siguen sin llegar a un acuerdo. La plantilla y el cuerpo técnico están con el director general. La política de fichajes, principal foco de discusión

Mateu Alemany y Peter Lim, protagonistas de la crisis en el Valencia
Mateu Alemany y Peter Lim, protagonistas de la crisis en el Valencia

Mateu Alemany y el hombre del propietario del club siguen sin llegar a un acuerdo. La plantilla y el cuerpo técnico están con el director general. La política de fichajes, principal foco de discusión

Después de la victoria en el amistoso ante el Sporting de Portugal estallaba una crisis institucional en el Valencia que todavía no ha terminado. Esa noche, Dani Parejo, capitán del equipo, mandaba un mensaje desde sus redes sociales a los pesos pesados del club: «En el campo, cada día mejor...». La frase iba directamente dirigida hacia Peter Lim, el dueño singapureño del club que regresaba a su idea de tomar decisiones deportivas tras una etapa de dos años de estabilidad en los que el equipo valencianista había armado un proyecto que culminó el pasado mayo con la clasificación para la próxima Champions y la consecución de la Copa del Rey en la final ante el Barça.

Esa estabilidad había encontrado sus principales pilares en la figura del director general, Mateu Alemany, y su proyecto con Marcelino García Toral como entrenador. Sin embargo tras el éxito en el campo, propietario y director general tenían diferentes opiniones sobre el futuro del proyecto y comenzó entonces una crisis que explotó hace apenas 72 horas.

El principal foco de discrepancia llegó con una oferta al mediocentro Diakhaby, que Alemany no consideraba suficiente y Lim quería aceptar para traer a Mestalla a Nabil Fekir y Otamendi. Estos dos fichajes no eran del gusto ni del entrenador ni del propio Alemany, que tenían en Rafinha y Laguardia a sus principales objetivos para el verano. La gota que colmó el vaso fue cuando, llegado a un acuerdo con Rafinha y el Barcelona para la incorporación del brasileño, el propietario del club paralizó el fichaje poniendo como excusa su historial médico.

La situación parecía límite y sin solución. Ambas partes daban su versión de los hechos e incluso se llegó a acusar a Alemany de filtrar los problemas para salir del Valencia por una supuesta oferta de otro gran club europeo.

El viaje del presidente Anil Murphy, desde Singapur, era un acto definitivo para cerrar el despido del director deportivo, pero entonces tanto la plantilla como el cuerpo técnico y la afición se han posicionado a favor de Alemany.

La relación entre el expresidente del Mallorca y Marcelino García Toral es de total confianza desde que en enero el director general ratificara en su puesto al entrenador asturiano en plena crisis de resultados. A su vez los jugadores confían plenamente en su técnico, por ello cuando el entrenador amenazó con marcharse si se despedía al director deportivo mostraron todo su apoyo al proyecto de Alemany.

De esta manera el viaje del presidente, y hombre de confianza de Lim, se ha convertido en el inicio de una larga negociación. El lunes estuvieron reunidos durante cinco horas y ayer intentaron acercar posturas en otra reunión en la que ambas partes se mostraron más calmadas. Tras varios días en los que parecía que la crisis no tenía solución se ha alcanzado un punto de calma en Mestalla. Calma relativa porque todos están con Alemany y contra Lim.