Deportes

Tyrrell Hatton nuevo rey del Turkish Airlines Open en plena noche

En una jornada final trepidante y que muchos tardarán en olvidar, Tyrrell Hatton se proclamó campeón del Turkish Airlines Open después de su triunfo en el cuarto hoyo del playoff de desempate que disputó frente a Matthias Schawb, el gran favorito en todas las apuestas. Hatton, tras su segunda victoria en las Rolex Series, no podía ocultar su cara de felicidad y no sólo por el cheque de dos millones de euros que se llevó al bolsillo. Habían sido horas de mucho sufrimiento, pero por fin el torneo turco ya tenía a su nuevo rey y, casualidades del destino, vuelve a ser inglés.

Publicidad

"Aún no me puedo creer que haya ganado el torneo”, decía emocionando el inglés sobre el mismo green del 18. Además, no iba a jugar a Sudáfrica para descansar la muñeca y empecé la semana como 48 del mundo así que jugar bien esta semana me aseguraba una invitación para el Masters. No puedo esperar a volver a recibir esa carta en el correo”, subrayaba.

En una jornada que se alargó más de lo previsto y que pasará a la historia porque por primera vez tuvieron que encenderse los focos en un torneo de golf profesional, la presión pudo con Matthias Schawb. El joven austriaco y una de las sensaciones del torneo llegaba esta mañana al Montgomerie Maxx Royal con tres golpes de ventaja respecto a sus perseguidores, pero hoy, a diferencias de los días anteriores, el aspecto mental le ha jugado una mala pasada. Quizás por el hecho de conseguir su primer triunfo en un European Tour, quizás por los aficionados que esta vez sí abarrotaron el campo, o simplemente porque hoy no era su día. Falló donde nunca suele presentar margen de error, en los pares cinco y con 70 golpes (dos bajo par), el chico que idolatra a Roger Federer presentó su tarjeta más baja del torneo.

Letal, así fue Tyrrell Hatton. El inglés, que completó la jornada con 67 golpes (cinco bajo par), fue el único de los seis jugadores que se metieron en el play off de desempate- Perez, Hebert, Van Rooyen y Kurt- que le aguantó el pulso al Schawb. El estadounidense Kitayama duró hasta el tercer hoyo hasta que los birdies de Schwab y Hatton anunciaron un mano a mano entre ambos. Fue un bogey de Schwab lo que allanaría el camino del triunfo para el inglés, que con un par se metió el torneo en el bolsillo. "Es difícil expresar lo que siento en palabras. Ha sido un día loco", expresó el británico.

No fue el domingo tampoco una gran jornada para los españoles presentes en Antalya, aunque cabe destacar la buena vuelta de Álvaro Quirós (-4), que le valió para ascender al puesto 75 de la Race to Dubái y de esta manera logró el último billete que da acceso a jugar la semana que viene en Sudáfrica.

Publicidad