A Warren Buffett no le preocupa la desaceleración de España

La inmobiliaria del inversor americano, Berkshire Hathaway HomeServices, desembarca en España con ánimo de permanencia en el tiempo al margen de turbulencia

Cartel de una propiedad en venta por Berkshire Hathaway
Cartel de una propiedad en venta por Berkshire Hathaway

La inmobiliaria del inversor americano, Berkshire Hathaway HomeServices, desembarca en España con ánimo de permanencia en el tiempo al margen de turbulencia.

A Warren Buffett se le conoce con el sobrenombre de “el oráculo de Omaha” por su capacidad para acertar con sus inversiones. A sus 89 años, Buffett es uno de los hombres más ricos del mundo, dirige un grupo, Berkshire Hathaway, cuyo valor supera los 450.000 millones de euros, y se le considera como uno de los inversores de mayor éxito de toda la historia. Y Buffett no cree que la situación económica de España sea en este momento preocupante. Por eso, y porque el inversor americano considera que el mercado inmobiliario español es más que interesante, su división Berkshire Hathaway HomeServices ha comenzado hoy a operar en España de la mano de un socio local, Larvia, integrante de Petrus Grupo Inmobiliario.

Berkshire Hathaway HomeServices, que se desempeñará como agencia inmobiliaria en el mercado de lujo, ha aterrizado en España con vocación de permanencia. “Berkshire Hathaway es un corredor de fondo que no busca operaciones concretas, sino implantarse en un país para quedarse”, ha explicado Bruno Rabassa, consejero delegado de la nueva compañía. “Puede haber situaciones coyunturales, pero Berkshire no está en absoluto preocupada por el ruido de fondo”, ha explicado Rabassa. “Nuestra preocupación era encontrar el socio ideal, y lo hemos encontrado”, ha asegurado Gino Blefari, consejero delegado de Berkshire Hathaway HomeServices.

A pesar de que el mercado inmobiliario español está experimentando cierto enfriamiento, Rabassa considera que no es preocupante y que lo que estamos viviendo es un momento de transición. “No estamos en un momento negativo, aunque podría ser mejor si hubiese un Gobierno que generase confianza”, ha explicado.

Aunque inicialmente se centrará en el mercado de lujo de Madrid y Barcelona, la compañía prevé extender su actividad a aquellas ciudades en las que considere que hay demanda. Tampoco descarta ampliar su radio de acción a otros segmentos inmobiliarios como el hotelero, el logístico o el retail.

Para arrancar su actividad, Berkshire cuenta en España con dos oficinas en Madrid y una en Barcelona, aunque su objetivo es llegar a 40 en diez años. Sus activos serán, de entrada, los que tiene Larvia en cartera, 230 viviendas en Madrid y 70 en Barcelona, la mayoría de segunda mano, aunque Rabassa ha explicado que la demanda de vivienda nueva de sus clientes es cada vez mayor.

En cuanto a sus objetivos económicos, Rabassa ha explicado que de cara al año próximo, y tras el desembarco de Berkshire, esperan multiplicar por dos la facturación que logrará Larvia este año. En cinco años espera que se multiplique por doce o por trece.