Publicidad
Publicidad
Actualidad

Atenas no descarta un referendo si fracasa la negociación con los acreedores

«Si la opción se limita a seguir con la austeridad dentro del euro o abandonar el euro, le corresponderá a la población griega dar su opinión y cambiar el mandato», afirma el viceministro griego de Relaciones Económicas Internacionales, Euklidis Tsakalotos.

Publicidad

El viceministro griego de Relaciones Económicas Internacionales, Euklidis Tsakalotos, aseguró hoy que no se descarta convocar un referendo en el país en caso de que fracasen las negociaciones entre la delegación griega y las instituciones acreedoras. Informa Efe.

"Si la opción se limita a seguir con la austeridad dentro del euro o abandonar el euro, le corresponderá a la población griega dar su opinión y cambiar el mandato", indicó al diario francés "Libération".

Llegar a ese punto, en su opinión, significaría que "Europa ha fracasado", incluido el Ejecutivo heleno, "porque no está Europa por una parte y los griegos por otra".

Su entrevista se publica el mismo día en que los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, el Eurogrupo, se reúnen en Luxemburgo con Grecia de nuevo en el centro de su atención, pese a las bajas expectativas de lograr un acuerdo que ponga fin al bloqueo de las discusiones.

Publicidad

Tsakalotos quiso dejar claro que las autoridades griegas desean un acuerdo y son "proeuropeas", y dijo ser consciente de que una salida del euro "conduciría a devaluaciones y a la emergencia de nacionalismos".

La línea seguida por su gobierno, destacó, defiende "respetar la democracia y el nuevo mandato popular en Grecia, dentro de la continuidad de las reglas europeas", pero eso no excluye su intención de aplicar su propio método.

Publicidad

"Fuimos elegidos para luchar contra la evasión fiscal, la corrupción, y para reformar el sector público, pero no hemos obtenido el respaldo de nuestros socios para emprender esos cambios. ¿Se nos pide flexibilidad? De acuerdo, pero nos tienen que dejar probar una receta diferente", añadió.

Tsakalotos cuestionó si Europa puede acomodarse a un Gobierno cuyo programa no coincida con la línea dominante, y advirtió de que si la respuesta es negativa puede que Francia y Alemania "tengan algún día motivo de preocupación".

Asimismo, recalcó que si su Gobierno debe buscar constantemente dinero a corto plazo para devolvérselo al Fondo Monetario Internacional (FMI) o al Banco Central Europeo (BCE) "nunca tendrá la posibilidad de efectuar las reformas estructurales necesarias".