Bruselas abre la mano: flexibiliza el déficit a cambio de las reformas

El desfase entre ingresos y gastos será del 6,5% del PIB este año, frente al 6,3% previsto. Europa pide analizar la reforma laboral, las pensiones y el sistema tributario español

Olli Rehn, Algirdas Semeta y Lászlo Andor durante una rueda de prensa ofrecida en la sede de la UE en Bruselas.
Olli Rehn, Algirdas Semeta y Lászlo Andor durante una rueda de prensa ofrecida en la sede de la UE en Bruselas.

La Comisión Europea cumplió ayer el guión previsto y ha concedido dos años extra a nuestro país para reducir el déficit público. El calendario es ligeramente más relajado que el previsto por el Gobierno.

La Comisión Europea cumplió ayer el guión previsto y ha concedido dos años extra a nuestro país para reducir el déficit público. El calendario es ligeramente más relajado que el previsto por el Gobierno. El Ejecutivo comunitario marca una senda de reducción del déficit público del 6,5% (en lugar del 6,3% que pedía el Gobierno), 5,8% en 2014 (en lugar del 5,5%) y 4,2% en 2015 (en lugar del 4,1%). El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, justificó esta decisión en que España ha cumplido con las recomendaciones efectuadas por Bruselas y en el empeoramiento de la situación económica. Antes de este balón de oxígeno, España debía cumplir una reducción del déficit público del 4,5%, dos puntos más. La Comisión Europea afloja la cuerda en el calendario de déficit, pero sigue vigilando muy de cerca que el Gobierno emprenda las reformas requeridas sin retraso y por eso fija fechas claras en una advertencia de que no va a tolerar promesas incumplidas en campos como las pensiones, reforma laboral o subida de impuestos. La expresión «a más tardar» es una de las más repetidas en el documento.

Edad de jubilación en aumento

Bruselas exige una evaluación sobre la reforma laboral en el mes de julio y «presentar modificaciones, si es necesario, en septiembre de 2013 a más tardar», junto con la vieja petición de una reforma en las políticas activas de empleo. Para el equipo económico de Rehn, «la situación del mercado de trabajo sigue siendo crítica», aunque «la reforma laboral ha empezado a dar como resultado una mayor flexibilidad interna dentro de las empresas, cierta reducción de los costes de despido y un aumento de la moderación salarial». Sobre la reforma de las pensiones, el Ejecutivo comunitario pide culminar al final de 2013 la regulación del factor de sostenibilidad con el fin de «garantizar la estabilidad financiera a largo plazo del sistema de pensiones, estableciendo entre otras cosas, que la edad de jubilación vaya aumentando en función del incremento de la esperanza de vida».

Uno de los apartados más polémicos reside en la petición de una revisión del sistema tributario. Para Bruselas, hay margen de maniobra para que determinados productos y servicios que gozan del tipo reducido del 10% del IVA pasen al general, del 21%. También pide medidas en los impuestos medioambientales, «sobre todo en los carburantes». En cuanto a la posibilidad de bajar los impuestos directos para contrarrestar esta subida, el informe de Rehn supone un jarro de agua fría, ya que pide considerar una mayor limitación de las deducciones fiscales, sin aclarar si se refiere al IRPF, al impuesto de sociedades o a ambos. Al ser preguntado sobre esta circunstancia, y Rehn se mostró cauto: «Este esfuerzo de consolidación fiscal debe ser tan compatible con el crecimiento como sea posible», respondió a la vez que pedía una «revisión sistemática del gasto público» y de su eficacia. En el análisis, se recuerda que «pese a que en 2012 se efectuó un reequilibrio de la carga impositiva relativa hacia los impuestos sobre el consumo y el medio ambiente, la ratio ingresos tributarios/PIB sigue siendo una de las más bajas de la UE».

El Ejecutivo comunitario pide abordar el déficit de la tarifa eléctrica a través de una reforma del sector antes del final de 2013. «Hay margen para seguir mejorando la competencia en el mercado minorista de la electricidad. La infraestructura de transporte es abundante, pero hay margen para que la selección de las inversiones sea más estricta y se dé prioridad al mantenimiento eficiente de las redes existentes». Sobre las administraciones públicas, se pide aprobar esta reforma y elaborar en octubre de 2013 un plan de aumento de la eficiencia de toda la Administración. La transparencia en los diferentes niveles también sigue siendo una asignatura pendiente. «No obstante, las disposiciones de la ley de estabilidad presupuestaria sobre los mecanismos de alerta temprana y de corrección para limitar las desviaciones presupuestarias no han sido plenamente eficaces y cabe mejorar la transparencia de su aplicación», a la vez que recuerda que la «creación de un Consejo Fiscal, con plena independencia institucional y financiera, está aún pendiente». Sobre la posibilidad de que nuestro país necesite pedir más dinero al fondo de rescate europeo, Rehn lo ha descartado al asegurar que «no hay indicios de que se vayan a necesitar más inyecciones de liquidez».

La Comisión Europea reduce el ritmo de exigencias

La Comisión Europea está aflojando el ritmo de la consolidación fiscal de manera generalizada. No sólo nuestro país tendrá dos años para volver al redil de un déficit público por debajo del 3%. Francia, Polonia y Eslovenia también se encuentran en la misma lista. Bélgica, Holanda y Portugal gozarán de un año extra y se ha archivado este procedimiento por déficit excesivo para Hungría, Italia, Letonia y Rumanía. Al igual que en el caso de nuestro país, los demás también tendrán que pagar un precio. En el caso de Francia, el presidente de la Comisión Europea le pide que utilice este tiempo extra de manera «inteligente» para subsanar los desafíos que requiere su economía. Por eso Francia también debe concretar la reformas de las pensiones antes de finales de año introduciendo factores de sostenibilidad, reducir las cotizaciones fiscales y la liberalización de ciertos sectores con el fin de crear empleo. La Comisión Europea también ha hecho recomendaciones a la locomotora europea. En concreto, Rehn ha pedido a Alemania que «cree condiciones que permitan subidas salariales para sustentar la demanda doméstica».

Las recomendaciones de Europa ya están en el plan de reformas

Pensiones

- Bruselas pide que antes de que finalice el año esté regulado el factor de sostenibilidad del sistema de pensiones. El grupo de expertos creado para estudiar el aumento de la esperanza de vida y su relación con la edad de jubilación tiene previsto presentar sus conclusiones la próxima semana.

Reforma laboral

- Puesta en marcha en febrero de 2012, la Comisión quiere una evaluación de sus resultados en julio y nuevas medidas, si fueran necesarias, en septiembre. Un organismo independiente va a evaluar la reforma antes del 30 de junio. El Gobierno va a definir una nueva estrategia para el empleo 2014-2016 este año.

Impuestos

- La Comisión quiere una revisión del sistema impositivo para marzo de 2014. El Gobierno ya ha anunciado que suprimirá el gravamen complementario del IRPF en 2015, subirá los impuestos especiales del tabaco y alcohol, creará impuestos medioambientales y sobre los depósitos de los bancos.

Reforma de la administración local

- El Plan Nacional de Reformas prevé para el tercer trimestre un proyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local para ahorrar 8.000 millones en el periodo 2014-2015. Trata de evitar duplicidades y simplificar las estructuras.