África

Cómo atraer al mayor inversor

Estados Unidos es el principal socio no europeo de España

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La delegación económica española que acompaña al presidente del Gobierno en su visita a Washington tiene un objetivo muy concreto: recobrar la confianza perdida de la mayor economía del mundo.

La delegación económica española que acompaña al presidente del Gobierno en su visita a Washington tiene un objetivo muy concreto: recobrar la confianza perdida de la mayor economía del mundo. Para ello, España tiene que buscar un nuevo enganche que atraiga a los inversores. Eso es al menos lo que piensa Jaime Malet, presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, que ha ligado el «boom» inversor de los años que antecedieron a la crisis financiera a la enorme capacidad de crecimiento de nuestra economía en esos tiempos y al mantenimiento de unos costes laborales y productivos relativamente aquilatados.

Hoy, a pesar de que la economía empieza a sacar la cabeza del agua, España tiene que encontrar otro camino para volver a estar en el punto de mira de los inversores internacionales y, especialmente, de los inversores estadounidenses, los que marcan la tendencia.

La mayor economía del mundo

Estados Unidos es la primera economía del mundo con mucha diferencia, con un Producto Interior Bruto que supera los 15 billones de dólares. Representa alrededor de la cuarta parte de la producción mundial, la sexta parte de las importaciones totales y, con el 19% del total, es el principal inversor mundial y el primer receptor de inversiones con el 15%.

Una de las bazas que España va a jugar el martes ante los principales empresarios del país es su capacidad de integrar mercados tan diferentes como el europeo –por su pertenencia a la eurozona–, el norte de África y los países iberoamericanos. Eso se piensa en la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, la mayor patronal del mundo, encargada, junto a la CEOE, de organizar el encuentro de los empresarios españoles con dos de los máximos representantes del Gobierno Obama: Jason Furman, asesor presidencial para temas económicos, y Valery Jarret, la persona más cercana al presidente americano y coordinadora de todos los asesores. El encuentro, que comenzará a las ocho de la mañana, se llevará a cabo en el mismo hotel donde se aloja la delegación española: el The Hay-Adams Hotel, en el corazón de la capital.

La organización que preside Jaime Malet ha sido la encargada de acercar a los presidentes españoles al mundo de la empresa siempre que han visitado los Estados Unidos. Ocurrió con Aznar y también con Zapatero.

En principio, el viaje del presidente Rajoy a Washington tenía como fecha de regreso el mismo día 13, lunes. La amistad que une a Jaime Malet con Pedro Moragas –son compañeros habituales en la práctica de algunos deportes–, jefe del gabinete del presidente del Gobierno, cambió los planes. Ambos vieron en la celebración de dos reuniones el martes una oportunidad única para convencer a las empresas de Estados Unidos de que se puede volver a confiar en España.

Recuperar el crédito

Porque hay un hecho claro. La segunda legislatura de Zapatero y su gestión de la crisis ha tirado por tierra el trabajo de muchos años y ha mermado mucho la reputación del país entre las grandes empresas y los fondos de inversión internacionales. Poco a poco, la confianza se empieza a recuperar y buena prueba de ello es que en los diez primeros meses los inversores extranjeros han dejado en España 45.000 millones de euros, cuando un año antes habían sacado del país 208.000 millones.

El stock de inversión estadounidense en España, supera los 43.000 millones de euros según los últimos datos. EE UU es el segundo país con más inversiones directas en España sólo por detrás de Italia, de acuerdo con la Oficina Comercial de España en Washington.

El último acto en Washington será la celebración de una reunión del Consejo Empresarial para la Competitividad, que preside César Alierta.