De Guindos anuncia que cuenta ya con «apoyos» para presidir el Eurogrupo

«Supondría un reconocimiento para España». El ministro negocia otra devolución anticipada de la ayuda a los bancos

De Guindos sostiene que hacerse con el Eurogrupo también es una cuestión de "reconocimiento"a España
De Guindos sostiene que hacerse con el Eurogrupo también es una cuestión de "reconocimiento"a España

El ministro de Economía, Luis de Guindos, afirmó ayer que tiene «posibilidades y apoyos» para convertirse en el próximo presidente del Eurogrupo a partir de julio pese a la intención del actual titular, Jeroen Dijsselbloem, de presentarse a la reelección. Se trata de una cuestión que adelantó LA RAZÓN el 13 de abril, al publicar que el presidente del Gobierno contaba ya con los apoyos europeos necesarios para que De Guindos fuese presidente del foro.

«Siempre he dicho que haré lo que me diga el presidente del Gobierno y éste ha decidido que vamos a presentar la candidatura de España», señaló De Guindos tras la reunión informal de los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE), el Ecofin, en Riga. La designación de Luis de Guindos podría llegar a suponer, además de obligaciones teóricas y prácticas, y de que España aumentase su cuota de poder, un signo del apoyo de Europa a las políticas y reformas impulsadas por el Gobierno de Rajoy.

En opinión del Gobierno, un puesto permanente en algún momento sería lo más lógico dado el proceso cada vez mayor de integración de la eurozona, y la propia «inestabilidad» de los ministros del Eurogrupo.

Asimismo, De Guindos, el tercer ministro más antiguo del Eurogrupo por detrás del alemán Wolfganf Schäuble y el irlandés Michael Noonan, sostuvo que hacerse con el Eurogrupo supondría un «reconocimiento» para España, el cual ya existe, aseguró, al exponer este foro el viernes una «valoración muy positiva» de la economía española durante la evaluación del tercer informe de supervisión posterior al rescate a la banca en dificultades.

«Igual que hubo un deterioro económico de España a partir de 2008, que llevó a una pérdida de influencia, ahora la situación es completamente diferente», resaltó De Guindos, quien aseguró que la economía española es la que más crece entre los grandes países de la eurozona y, además, este año creará 600.000 puestos de trabajo. «Estoy seguro de que hay un reconocimiento del esfuerzo de política económica que ha realizado la sociedad española durante los últimos años», apuntó el ministro de Economía.

Como muestra del «cambio drástico» experimentado por la economía española desde que en 2012 el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) concediese a España 41.300 millones de euros de ayuda bancaria, el ministro de Economía anunció que está negociando con este organismo seguir acelerando la devolución anticipada de dicho rescate. De Guindos aseguró que ha tomado esta decisión porque España se financia ahora a tipos de interés negativos hasta los seis meses, frente a más del 5% que llegó a pagar durante la crisis.

«Estamos negociando y viendo con el MEDE cuáles son las ventanas que tienen desde el punto de vista de sus vencimientos que permitan continuar con una devolución anticipada del préstamo», indicó el ministro, quien no quiso adelantar una cifra, al mismo tiempo que no descartó que España pueda conseguir ganancias a raíz de esta operación. «Eso habría que verlo. Puede que la haya. Depende de cómo comparemos», sostuvo.

De Guindos también recordó que «el programa de asistencia financiera se pidió en un momento en el cual existía una especie de círculo vicioso entre la salud de los bancos y la percepción de la solvencia de España», y añadió que «ahora esta situación es completamente diferente y, por lo tanto, estamos en disposición de acelerar esa devolución porque España ya se puede financiar perfectamente en los mercados con tipos de interés muy similares al nuestro».

En total, España ha devuelto 2.800 millones de euros de forma anticipada al MEDE, 1.300 millones en 2014 y 1.500 este año, algo que «no es simbólico», recalcó De Guindos, quien explicó que el Gobierno tiene que ajustar los reembolsos, tanto a los momentos como a los volúmenes que el fondo de rescate permanente de la eurozona autoriza para este tipo de transacción. De hecho, en marzo el Ejecutivo español quería devolver al MEDE 10.000 millones de euros, pero el fondo de rescate no lo consideró adecuado por los elevados costes que tendría que asumir España, por lo que, finalmente, sólo fueron reembolsados 1.500 millones de euros.

«Espero que Grecia haya tomado nota»

Luis de Guindos avisó ayer de que el tiempo que queda para alcanzar un acuerdo con Grecia sobre el plan de reformas es «muy corto» por sus problemas de liquidez y por la creciente fuga de depósitos de la banca helena. En su opinión, la imposición del Gobierno de Syriza de que las negociaciones políticas se desarrollen en Bruselas y las técnicas en Atenas «no está dando resultados», y la pretensión del Gobierno de Atenas de «ir tomando medidas sueltas» en lugar de un plan completo de reformas pactado con la troika «no es aceptable». Estas críticas fueron trasladadas por todos los países del Eurogrupo al ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, y De Guindos espera que ahora «haya tomado nota» porque «más claro no se lo pudimos decir».