Los peligros del crowdfunding para el inversor

El Crowfunding es un sistema de financiación al que toda start-up y emprendedor desearía recurrir para adquirir el capital necesario para comenzar su negocio. Las ventajas del Crowdfunding para el empresario son evidentes: Por una parte no se contrae ningún tipo de obligación con el banco, pero lo más importante es que tampoco existe obligación para con los inversores privados que decidan financiar el proyecto. Toda transacción en el Crowdfunding es considerada como una donación.

Sin embargo, en la práctica, las personas que deciden dar su apoyo a un proyecto donando dinero sí que esperan recibir algo a cambio. Entra dentro de lo habitual un precio reducido del producto final cuando esté listo, la posibilidad de adquirirlo en fase de pruebas, personalización del producto y prácticamente cualquier cosa que pueda aportar valor a su adquisición.

Uno de los principales problemas del Crowfunding es que no ofrece ningún tipo de garantía al inversor. Toda la información que estos reciben proviene de los desarrolladores del proyecto, y receptores de las donaciones, y en ocasiones su única intención es estafar a los inversores.

¿Cómo saber si un proyecto es fiable?

Que existan abusos en el Crowdfunding no quiere decir que no haya proyectos honestos de emprendedores que realmente quieren desarrollar su proyecto. Estos son, sin duda, la mayoría de los casos. Algunos detalles pueden servir de guía a la hora de tomar la decisión de financiar un proyecto u otro:

1. Viabilidad del proyecto: Antes de invertir en cualquier proyecto es recomendable hacerse conocedor de todo lo relacionado con este. Si un proyecto no es viable o parece poco realista es conveniente no invertir.

2. Cantidad a financiar: La cantidad que el emprendedor necesita para llevar a cabo su proyecto tiene que ser coherente. Si parece una cantidad desproporcionada o demasiado escasa es conveniente mantenerse alerta.

3. Presencia en redes sociales: Normalmente los desarrolladores comunican el estado actual de proyecto y los avances a través de las redes sociales. También contestan a las dudas de los inversores y de otros usuarios. Si un emprendedor no utiliza las redes sociales o se comunica de ninguna manera con sus inversores la probabilidad de que se trate de una estafa aumenta.

4. Producto digital: Proyectos de productos digitales como programas, videojuegos o aplicaciones informáticas son especialmente proclives a quedar inconclusos. Los desarrolladores pueden entregar a los inversores una versión de prueba y ralentizar el proyecto o incluso abandonarlo por completo.

Cuando se apoya el desarrollo de un proyecto mediante una donación a través de una plataforma de Crowdfunding hay que tener presente que no se está realizando una compra. Realmente, se está realizando una inversión, y no se trata de una inversión en un producto sino de una inversión en la persona que desarrolla el proyecto. Por ello, lo más importante en el momento de realizar una donación es asegurarse de que la persona o el grupo de personas que se encuentra detrás del proyecto es fiable.