Actualidad

EE UU acepta crear una “tasa Google” global

Los ministros de Finanzas de los países del G7 alcanzan un acuerdo sobre la puesta en marcha de una fiscalidad que grave las actividades digitales

Los ministros de Finanzas de los países del G7 alcanzan un acuerdo sobre la puesta en marcha de una fiscalidad que grave las actividades digitales

Publicidad

Estados Unidos ha rebajado el tono de su presión contra los países que, como Francia, han puesto en marcha la denominada “tasa Google” y ha aceptado discutir la implantación global de la misma. Aunque el secretario del Tesoro de EE UU, Steven Mnuchin, arrancó la sesión de los ministros de Finanzas de los siete países más poderosos del mundo con advertencias a Francia por la implantación de esta medida, lo cierto es que el G7 ha logrado un acuerdo sobre la puesta en marcha de una fiscalidad que grave las actividades digitales, aunque las empresas que las realicen no tengan presencia física en el país.

“Es un gran paso para la puesta en marcha de una fiscalidad más justa y más eficaz”, destacó en conferencia de prensa el ministro francés, Bruno Le Maire, que durante dos días ejerció de anfitrión en la reunión con sus colegas en la ciudad de Chantilly, al norte de París. El compromiso establece el próximo mes de enero como fecha para que las potencias tengan sobre la mesa un compromiso para establecer una “tasa Google” común en las principales economías.

Le Maire consideró que se trata de “un acuerdo ambicioso”, ya que por primera vez se tienen en cuenta los desafíos de la economía digital.

En concreto, el compromiso prevé el desarrollo de reglas internacionales para tasar nuevos modelos de negocios, en particular aquellos que generan valor sin tener presencia física, como ocurre con muchas empresas del sector digital.

Publicidad

Los ministros del G7 (Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Canadá) se pusieron de acuerdo también en la necesidad de establecer un impuesto de sociedades mínimo.

En este terreno, queda todavía pendiente el establecimiento de una horquilla de tipos mínimos.

Publicidad

El objetivo, en palabras del ministro francés de Finanzas, es poner fin a la competencia desleal en el terreno fiscal y a la llamada “optimización fiscal”.

“No queremos una competencia fiscal agresiva”, añadió Le Maire, quien explicó que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), a la que se ha encargado la negociación internacional, propondrá una “arquitectura” para enero de 2020 de forma que se pueda tomar una decisión definitiva a finales de ese año.