Economía

El AVE extremeño estará listo en 2020... pero su conexión con Madrid queda todavía lejos

Ábalos confirma que el año próximo acabarán las obras pero su entrada en servicio dependerá de las pruebas de seguridad. Su llegada a la capital no se espera la menos hasta 2025

Ábalos confirma que el año próximo acabarán las obras pero su entrada en servicio dependerá de las pruebas de seguridad. Su llegada a la capital no se espera la menos hasta 2025.

Publicidad

Retrasos, accidentes, cortes en la vía... el ferrocarril en Extremadura ha acaparado titulares en los últimos años por los múltiples problemas que afectan tanto a sus infraestructuras como a su material rodante. De su estado da cuenta el hecho de que Adif acaba de completar la sustitución de las traviesas del siglo XIX que jalonaban el 15% de las vías ferroviarias en la comunidad.

Para completar su salto al siglo XXI, el Ministerio de Fomento ha proyectado la línea de alta velocidad que conectará la comunidad con Madrid y la frontera portuguesa y que el año que viene vivirá un hito importante. Según ha confirmado hoy el titular del departamento, José Luis Ábalos, las obras del tramo Plasencia-Badajoz estarán acabadas en 2020, una vez que se acometan la electrificación el año próximo.

Pero como ha explicado el ministro, que la construcción esté acabada no implica que el tramo esté listo para entrar en servicio. Para hacerlo, deberá superar previamente las preceptivas pruebas de seguridad, que se prolongarán durante varios meses. Ábalos, que ha participado en un desayuno organizado por "El Periódico de Extremadura", no ha querido dar una fecha exacta sobre el comienzo del servicio.

La conexión del tramo extremeño a la red nacional del AVE ya será otro cantar. Primero, Adif deberá acometer la conexión entre Plasencia y Navalmoral de la Mata que, en principio, está prevista para 2023. De ahí partirá el tramo hasta Madrid, que presenta más complicaciones. Los trabajos entre Plasencia y Oropesa, cerca de Talavera de la Reina, sí que están avanzando. Pero el tramo entre Oropesa y Madrid es "el más complicado", como ha dicho Ábalos. Según ha explicado, se está redactando el correspondiente estudio informativo del trazado que se inició en 2018, informa Efe. Si todo va según lo planeado, el corredor deberá estar completado en 2025.

Publicidad

La entrada en servicio del corredor desde la capital hasta Extremadura supondrá un salto cualitativo y cuantitativo para esta comunidad. Recorrer en tren el trayecto entre Madrid y Badajoz lleva ahora, sin percances mediantes, 5 horas y 18 minutos. Cuando el AVE entre en operación, este tiempo se reducirá a 3 horas y 35 minutos. Además, Adif estima que el número de pasajeros se multiplique por cuatro con la alta velocidad. Según un cálculo incluido por el administrador de infraestructuras en el estudio informativo de la estación de Chamartín, la línea pasará de tener 240.000 viajeros a más de un millón en 2025.