Economía

El Banco de España insiste en el posible efecto pernicioso de la subida del SMI

Mantiene que el impacto sobre el empleo puede acabar con 125.000 empleos directos

Mantiene que el impacto sobre el empleo puede acabar con 125.000 empleos directos.

Publicidad

La controversia sobre el impacto que la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) podría tener sobre la economía y el empleo sumó ayer un nuevo capítulo. El Banco de España mostró su cautela sobre una de las medidas estrella del Gobierno de Pedro Sánchez y aseguró que todavía es "prematuro"afirmar que la subida del SMI hasta los 900 euros no está impactando de manera perniciosa en el empleo, ya que, “por ahora”, se dispone de "muy pocos datos agregados"para tener una valoración real. También reconoce su inquietud porque la recuperación de los salarios no sea uniforme y apenas haya diferenciación por sectores y empresas, lo que implica que las subidas no están recogiendo la evolución de la productividad y siguen obedeciendo a una negociación colectiva centralizada.

Este pronunciamiento del Banco de España se produce después de que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) afirmase en su últimos informe que no apreciaba "ningún impacto"en el empleo como consecuencia del alza del SMI y reconociese que podía haberse "pasado de negativo"al estimar inicialmente una pérdida de 40.000 empleos. No obstante, la AIReF también aclaró que no disponía de series largas para analizar el impacto real que ha tenido hasta ahora la subida.

En su Informe Anual de 2018, el Banco de España muestra una visión más conservadora y apuesta por que los salarios crezcan en la misma medida que la productividad, para no volver a una situación de desequilibrio en la que la subida de costes reste competitividad a las empresas. También prevé que las subidas salariales se prolonguen durante la evolución expansiva de la economía, ya que el aumento está siendo absorbido por los márgenes de beneficio empresariales y no se ha trasladado, de momento, a los precios, aunque la evolución que puede tener es “una incógnita”.

En concreto, el Banco de España estima que la subida del SMI representa un aumento porcentual muy superior a cualquiera de los aprobados con anterioridad. Debido precisamente a su enorme magnitud, la medida afectaría a una proporción de trabajadores mucho mayor que en ocasiones pasadas. En concreto, un 6% del total de asalariados percibían en 2018 una retribución igual o inferior al SMI vigente. Desde el 1 de enero de 2019, la proporción se ha elevado hasta el 22,4% respecto a los nuevos entrantes en el mercado de trabajo. Con estas cifras, el regulador bancario estima que el impacto del SMI en una simulación de este incremento, utilizando las estimaciones realizadas sobre la base del 8% de 2017, sugiere que el efecto negativo sobre la ocupación pondría en peligro la empleabilidad de los trabajadores que se vean afectados si no se aplican medidas correctoras.

Publicidad

Fuentes de la Dirección General de Economía y Estadística de la entidad confirmaron que el cálculo que hicieron sobre que la destrucción de empleo por el impacto del SMI alcanzaría 125.000 parados más en 2019 sigue vigente, a pesar de que los datos de afiliación a la Seguridad Social o de la Encuesta de Población Activa no lo reflejen. "La economía española va mejor de lo que anticipábamos hace unos meses, con lo cual el empleo también está yendo mejor. Eso no quiere decir que el SMI no esté teniendo impacto en las decisiones de los empresarios. Creemos que es prematuro afirmarlo", declararon a Europa Press dichas fuentes, que han avanzado que revisarán sus cálculos al cierre de año conforme a la misma metodología con la que fueron elaborados.