El Gobierno da por aprobados los Presupuestos para 2018

Rajoy cree que la validación del techo de gasto lanza un «excelente mensaje» a los mercados.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, conversa con la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, conversa con la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas

Rajoy cree que la validación del techo de gasto lanza un «excelente mensaje» a los mercados.

El Gobierno da ya por aprobados los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018. Oficialmente evitan sostener esta afirmación porque aún queda el trámite de esta negociación después de que el Congreso validase ayer el techo de gasto de las Administraciones Públicas para el próximo ejercicio. Pero fuera de micrófono es más que evidente la seguridad en el equipo de Mariano Rajoy sobre que manejarán bien esa «prueba» y podrán sacar también adelante las cuentas para el próximo ejercicio. No en vano, el propio Rajoy calificó como «muy positiva» la aprobación del techo de gasto, porque lanza un «excelente mensaje» a los mercados y a los agentes económicos y sociales. Tan confiados están sobre esa hipótesis como sobre la previsión de que este proyecto presupuestario puede ser el último que tramita este Ejecutivo. Y es que 2019 es ya año electoral y las encuestas y los comicios autonómicos y municipales marcarán la agenda de los partidos y también la agenda de lo que quede de legislatura.

A la mayoría parlamentaria que ayer respaldó el techo de gasto le faltaría por afianzar el «sí» del diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, con lo que se repetiría el acuerdo que permitió sacar adelante los Presupuestos de 2017. Quevedo se abstuvo en el techo de gasto, pero en medios populares interpretan esta abstención como una puerta abierta a conseguir el «sí» en la votación de los Presupuestos. Los votos del PNV, Ciudadanos, Coalición Canaria, UPN y Foro Asturias fueron suficientes para que el PP consiguiese ayer los 175 apoyos necesarios para que la Cámara diese luz verde al límite de gasto. Pero en el caso de los Presupuestos, necesitan sumar 176 votos. Contra todos los pronósticos iniciales, finalmente Rajoy se ha asegurado unos Presupuestos para 2017 y tiene también encarrilada la negociación para aprobar, asimismo, las cuentas de 2018. De no haber más acuerdos, estas últimas podrían ser prorrogadas para afrontar el ejercicio de 2019. También contra pronóstico, y pese a que el cierre del curso político está condicionado por la corrupción, el flanco más débil del PP, en el Gabinete de Rajoy se respira bastante tranquilidad con respecto al futuro a medio plazo. Las encuestas no soplan de momento a favor. Hay preocupación en el partido por lo que quede por hacerse público de la Operación Lezo. Y la imagen del presidente del Gobierno ante el tribunal que juzga la primera etapa de Gürtel, donde declarará como testigo, tampoco es plato fácil de digerir en las filas populares. Pero incluso así en la cúpula popular no son pesimistas sobre la legislatura, ni siquiera pese a que no haya margen para la acción legislativa. Como hizo en la etapa de la mayoría absoluta, Rajoy lo fía todo a la economía. Con la diferencia de que entonces el objetivo era sobrevivir, y ahora el presidente está convencido de que las cifras de la recuperación y del empleo van a ser una sólida tabla de salvación para su partido cuando llegue el primer test electoral de esta Legislatura, las autonómicas y municipales. «Caemos en las encuestas cada vez que vuelve a hablarse de corrupción. Lo tenemos comprobado. Pero la economía nos va a ayudar a resistir a la larga», sostienen en Moncloa. Por medio está también el obstáculo de la amenaza de la alianza parlamentaria entre PSOE y Podemos para derogar las leyes de la mayoría absoluta, pero el PP confía en contar con su socio de investidura, con Ciudadanos, en materia económica y fiscal, y también confía en «la incapacidad de la izquierda para primar el entendimiento por encima de sus batallas cainitas por quedarse con el liderazgo».

La vicepresidenta destacó ayer que «la estabilidad cotiza en bolsa» y que la aprobación del techo de gasto del año que viene es un elemento de estabilidad para seguir adelante, que ayudará a asentar la recuperación económica. «La aprobación del techo de gasto es un elemento de estabilidad muy importante para seguir adelante. La estabilidad cotiza en bolsa y yo creo que esto nos ayudará a seguir asentando esa recuperación en la que todos estamos», incidió Sáenz de Santamaría. A su juicio, la votación en el Congreso del techo de gasto es un paso más hacia unos Presupuestos que «consolidarán la recuperación, se asentarán en un crecimiento muy importante de las exportaciones y pueden permitir seguir en la senda de creación de empleo». Para la vicepresidenta, los 670.000 afiliados a la Seguridad Social alcanzados en el último año ponen de manifiesto que la economía «está recuperando la salud». La «número dos» del Gobierno también recriminó al PSOE su «incoherencia» por votar «no» al techo de gasto cuando es «superior» y «mejor» al del 2017, que contó con el respaldo de los socialistas. En una intervención ante el Plenario del Grupo Popular en el Congreso defendió que ese comportamiento de los socialistas será penalizado en las urnas.