El Congreso creará una comisión de investigación sobre la crisis de las cajas

El PSOE rectifica y se suma a la petición de Podemos y Ciudadanos para no quedar retratado.

La Razón
La RazónLa Razón

El PSOE rectifica y se suma a la petición de Podemos y Ciudadanos para no quedar retratado.

La «alarma social» que –en palabras del portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando– provoca el rescate de las cajas ha cundido también en el PSOE. El partido, que se encuentra actualmente en una situación de interinidad y falto de liderazgo, se afana por marcar distancias con el PP y sumar réditos como oposición útil frente a Podemos en el Parlamento. La imputación, entre otros, del ex presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Julio Segura, y del ex gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, nombrado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ha vuelto a generar un cambio de posición de los socialistas para evitar quedar retratados con el PP. El PSOE, que hace unas semanas no sólo anunció que no promovería una comisión de investigación sobre el rescate de las cajas, sino que bloqueó una propuesta –en este sentido– promovida por Ciudadanos, se desmarcó ayer con la presentación repentina de una solicitud para crear una comisión de investigación sobre Bankia. Por tanto, el Congreso debatirá el próximo miércoles si entra a investigar lo que sucedió en la entidad, pero no por la solicitud presentada por los socialistas –que ya hicieron lo propio en 2012–, sino porque hace una semana Unidos Podemos también presentó una en este sentido que ayer se discutió en la Junta de Portavoces y a la que se dio luz verde.

La cuestión ahora es que los grupos tendrán que pactar el contenido definitivo de la propuesta que –salvo sorpresa de última hora– contará con un amplio respaldo político y saldrá adelante, lo que permitirá definir la composición de la comisión en un plazo de dos semanas y tener las conclusiones listas como máximo en seis meses. Los socialistas abogan por que la comisión de investigación se limite a fiscalizar la labor de los supervisores, la fusión, la salida a Bolsa y la posterior nacionalización de Bankia, sin entrar a revisar lo acaecido en otras entidades; mientras que Unidos Podemos es más ambicioso en su propuesta y busca examinar la situación del sistema financiero. Un ámbito mucho más amplio que englobaría también la propuesta de los socialistas y la de Ciudadanos de supervisar sólo el rescate de las cajas. La formación naranja también pidió ayer que comparezca en el Congreso el actual gobernador del Banco de España, Luis María Linde, para informar sobre las imputaciones a varios cargos del organismo en relación con las presuntas irregularidades durante la salida a Bolsa de Bankia.

El PP, por su parte, señaló que se opondrá a la creación de la comisión de investigación, aunque la decisión definitiva dependerá en última instancia del contenido final de la propuesta. El portavoz popular, Rafael Hernando, dejó abierta la puerta, destacando que «los ciudadanos tienen derecho a saber qué asuntos se hicieron mal en el pasado y que no se van a repetir».

Sin embargo, también en el seno del propio PSOE existen dudas sobre la idoneidad de iniciar una comisión de investigación. Las expresó ayer la diputada socialista y presidenta de la Comisión de Justicia del Congreso, Margarita Robles, que considera suficiente que este asunto lo diluciden los tribunales, sin iniciar un proceso parlamentario, pues aunque ambos no son «incompatibles» lo considera «innecesario». Comparte así el criterio del portavoz del PP, que ve un interés partidista en la propuesta de los socialistas.