Actualidad

En Alemania sí se ponen de acuerdo para subir las pensiones

CDU y SPD pactan incrementar la pensión mínima sin tener en cuenta el patrimonio del pensionista. La prestación se eleva un 10% por encima de las ayudas sociales y beneficiará a 1,5 millones de alemanes

CDU y SPD pactan subir la pensión mínima sin tener en cuenta el patrimonio del pensionista. La prestación se eleva un 10%, prescinde las ayudas sociales y beneficiará a 1,5 millones de alemanes

Publicidad

Tras las elecciones del 10-N toca ponerse a trabajar y una de las prioridades, además de la economía y las políticas sociales, serán las pensiones. Y los partidos españoles pueden tomar ejemplo de Alemania. Allí gobierna la Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido de la canciller Angela Merkel y que preside Annegret Kramp-Karrenbauer, junto al Partido Socialdemócrata (SPD), que lidera Malu Dreyer. Tras muchas negociaciones y tiras y aflojas, los dos partidos han llegado a un compromiso en el que se van a mejorar las pensiones para aquellos trabajadores que, pese a haber cotizado el mínimo exigido por la ley alemana, durante 35 años, cobran una jubilación mínima, establecida sobre un parámetro igual o inferior al mínimo de subsistencia aprobado en el Parlamento, esto es 424 euros, excluyendo los gastos de vivienda y calefacción. Y ello se llevará a cabo únicamente teniendo en cuenta sus ingresos declarados a Hacienda, dejando al margen el patrimonio personal del pensionista. Esta medida tendrá un impacto directo en 1,5 millones de ciudadanos, que tenían que completar su pensión con ayudas sociales. Ahora, ya no será necesario porque sus nuevos emolumentos estarán un 10% por encima de lo percibido en el mínimo existencial.

Las pensiones para ese grupo de trabajadores se había convertido en los últimos meses en uno de los principales puntos de discordia dentro de la coalición de Gobierno. El SPD rechazaba la fórmula de los complementos a través de la ayuda social y exigía una renta básica adaptada a los años trabajados, mientras que la CDU abogaba por que los jubilados demostraran que tenían necesidad básica y que no tenían otros ingresos o un patrimonio importante. Finalmente, y tras ceder en sus posiciones ambos partidos, tantos socialdemócratas como conservadores han logrado un acuerdo perseguido durante mucho tiempo, que permitirá a los pensionistas con ingresos bajos recibir más dinero prescindiendo de los fondos sociales.

En Alemania no existe una pensión mínima legal, pero si el mecanismo de ayudas sociales, que ahora ha sido cambiado. El 48% de los jubilados alemanes tienen una pensión pública inferior a 800 euros mensuales. La pensión media en 2018 fue de 1.124 euros, al menos para los trabajadores del oeste del país, ya que los antiguos ciudadanos de la extinta República Democrática Alemana cobran 1.040 euros al haber cotizado menos tras la reunificación. En el caso de las mujeres, las cantidades son inferiores. Las del oeste 846 euros y en el oeste 580. La pensión máxima es de 2,742 euros, pero se requiere haber trabajado 45 años para lograrla. La diferencia con el sistema español es que en Alemania se complementa el sistema público con planes privados generalizados, ya sean particulares o a través de las empresas.Mucho han prometido los partidos durante la campaña electoral. Ahora hace falta plasmar de verdad estas propuestas.