«El empleo del autogas como combustible supone un ahorro de hasta el 40% a las familias»

Filipe Henriques / Director de GLP de Cepsa. Ingeniero civil, máster en Dirección de Empresas por el IESE Business School, trabaja en Cepsa desde diciembre de 1997 y ocupa cargos de responsabilidad directiva desde julio de 2008. En esa fecha asumió la Dirección de Ventas Directas de Cepsa Portuguesa de Petróleos. Desde octubre de 2012, es el director de Gas Natural Residencial y GLP de Cepsa Comercial Petroleo. También preside la Asociación Española de Operadores de Gases Licuados del Petróleo.

La Razón
La RazónLa Razón

El responsable de esta división de Cepsa, Filipe Henriques, vende con pasión el autogas. Hace hincapié en sus ventajas medioambientales y fiscales.

El responsable de esta división de Cepsa, Filipe Henriques, vende con pasión el autogas. Hace hincapié en sus ventajas medioambientales y fiscales. Aboga por el apoyo de la Administración española para que se extienda más en nuestro país, cuyo consumo está aun muy lejos de la media europea. Solo hay entre 40.000 y 50.000 vehículos con autogas en España, menos del 0,2% del parque, mientras que en el conjunto de Europa alcanza los 15 millones de vehículos, lo que supone un 4%.

– ¿Están los españoles muy apegados a la gasolina y al diésel?

– Se explica que siga optando por estos combustibles porque están muy aferrados a sus hábitos de consumo. Están acostumbrados a suministrarse en una determinada estación, a utilizar vehículos con una determinada autonomía...

– ¿Es muy difícil en el ámbito energético cambiar esas costumbres?

– Depende de la oferta y de la seguridad que ésta confiera. El usuario suele comprar un coche para un periodo mínimo de cinco años y en función del empleo que le vaya a dar, al tiempo que van ganando peso en esta decisión el aspecto económico y el impacto medioambiental.

– ¿Por qué Cepsa está apostando por este producto?

– Nuestra compañía también sobresale por su responsabilidad ante las sociedades en las que opera, por su preocupación por el buen estado del entorno natural y por los perjuicios de la contaminación atmosférica para las personas. Sus emisiones de óxido de nitrógeno y gases con efecto invernadero son inferiores en más del 70% y el 10%, respectivamente.

– ¿Tiene un techo el autogas?

– Cada combustible debe responder a unas determinadas necesidades del mercado y, dependiendo de éstas, ocupan un mayor o menor espacio en nuestra oferta. Ahora bien, el potencial del autogas en España es enorme. Apenas un 0,2% de toda la flota está propulsado por este carburante, cuando la media europea está muy por encima. En esos países se han marcado la meta de alcanzar un 10% del parque de coches para poder conseguir los objetivos medioambientales de 2020. En España, se pretende sumar ese año 250.000 vehículos, lo que representa un 1%. Es un combustible con futuro que, para el consumidor, puede significar un ahorro de hasta el 40% en comparación con la gasolina.

– ¿El autogas de su compañía tiene algún valor diferencial?

– La oferta de Cepsa se distingue por la calidad del servicio y la cercanía a los clientes. Nuestros programas de fidelización son los mejores del mercado.

– ¿A qué se debe que el parque de vehículos propulsados por autogas en España sea tan pequeño con respecto a otros países de nuestro continente?

– Hasta 2003 y 2006, la legislación española no ha apoyado la implantación y el desarrollo de esta tecnología. En cambio, en Europa se ha visto respaldada desde hace bastante más tiempo.

– ¿En que páises los apoyan más?

– Hay casos llamativos como el de Italia, donde circulan unos dos millones de coches a autogas y en algunas marcas representan el 20% de sus ventas totales. Alemania, Francia o Turquía también son plazas importantes.

– ¿De qué manera se debe impulsar la popularización de los vehículos de autogas?

– El apoyo de la administración es imprescindible. El Plan Movea ha sido un buen ejemplo. Los propios operadores están haciendo una apuesta por desarrollar la oferta de producto. Hay que incentivar el aparcamiento en las ciudades para vehículos con energías alternativas y la posible utilización de los carriles VAO.

– ¿Qué futuro le ve a este tipo de coche con respecto al eléctrico?

– Cada tecnología tendrá su protagonismo. En estos momento, el autogas es la solución al problema medioambiental que padecemos y el coste del vehículo no es disparatado.

– ¿Habrá un día en que Cepsa, además de los combustibles derivados del petróleo, venda electricidad para los vehículos?

– Ya proveemos electricidad a la industria. Queremos en un futuro próximo suministrar todo tipo de energías. Ésa es nuestra vocación.

– ¿En qué momentos se halla el mercado de los combustibles en nuestro país? ¿Qué incidencia está teniendo en su consumo la bajada del precio del petróleo?

– Está remontando. Preveemos que este año crezcan entre el 3 y el 4%. Efectivamente, la bajada de los costes está ayudando a un mayor consumo, pero hay otros factores que están impactando positivamente, como la recuperación económica, la reducción del paro o la propia percepción de los consumidores sobre el futuro de su energía.

– ¿Camina, a su juicio, hacia la estabilidad el precio del crudo?

– Hacer previsiones en este mercado no es sencillo porque en el mismo conviven múltiples factores. Parece que está llegando a unos niveles más razonables. El desplome estaba teniendo consecuencias negativas en las compañías y en sus inversiones. Debe tender hacia el equilibrio que, a mi juicio, significa situarse por encima de los 60 dólares.

Una apuesta por el autogas

Este gas licuado del petróleo que se ha convertido en el primer combustible alternativo del mundo tiene grandes ventajas para los consumidores, ya que su mantenimiento es más económico, su autonomía es mayor, gracias a su sistema bifuel, su coste es menor, además de su alto nivel de seguridad. Asimismo, los beneficios medioambientales son notables: altamente eficiente, genera menos emisiones tóxicas y reduce la contaminación acústica. Cepsa apuesta por este producto a corto y medio plazo y sus refinerías en España lo producen con tecnologías propias e innovadoras. Es suministrado en 50 estaciones propias y tiene previsto establecer una red en zonas industriales.