El Gobierno enmienda a la UE y prevé un alza del PIB del 2,5% en 2017

Bruselas augura un alza del 2,3% en la economía española

Íñigo Méndez de Vigo durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros
Íñigo Méndez de Vigo durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros

El Gobierno ha revisado dos décimas al alza su previsión de crecimiento del PIB español para 2017, hasta el 2,5%, una estimación que recogerá la actualización del cuadro macroeconómico que el Ejecutivo remitirá en las próximas semanas a Bruselas.

El crecimiento de España se situará en el 2,5% el próximo año. Ésta es la previsión que el Ejecutivo de Mariano Rajoy avanzó ayer, que se sitúa dos décimas por encima de la estimación que Bruselas ha hecho sobre nuestro país esta misma semana, en la que establece en el 2,3% el alza del PIB español para 2017. Dicha actualización se incluirá en los datos del cuadro macroeconómico que España enviará a Bruselas en las próximas semanas.

El encargado de hacer ayer públicas estas nuevas previsiones fue el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, tras la reunión del Consejo de Ministros, en la que los titulares de Economía y Hacienda, Luis de Guindos y Cristóbal Montoro, respectivamente, presentaron sendos informes sobre las previsiones realizadas por la Comisión Europea. Pese a esta discrepancia con la UE en cuanto al dato de PIB para el año que viene, Méndez de Vigo destacó el optimismo compartido con Bruselas sobre el comportamiento de la economía española para este año, que Bruselas ha establecido en el 3,2%, casi el doble del crecimiento esperado para el conjunto de la Unión Europea (1,8%) y la eurozona (1,7%).

Aunque el nuevo dato de crecimiento por parte del Gobierno no se había concretado hasta ayer, el representante de Economía ya había avanzado que esto se iba a producir. Durante su participación en la reunión de los Ministros de Economía y Finanzas del Eurogrupo, celebrada el martes, Luis de Guindos aseguró que las estimaciones del PIB para este ejercicio y el siguiente «podrían ser mejores» de lo que se pensaba hasta ahora, ya que el Gobierno había vaticinado un crecimiento para el año en curso del 2,9%, aunque no descarta que este dato se aumente hasta el 3,2%, igualando así la previsión a la de la Comisión Europea.

De confirmarse este dato, el Ejecutivo tendría al alcance de la mano la reducción del déficit en un 4,6% para este año, y un 3,1% el siguiente, tal y como fijó Bruselas. El Gobierno cree que gracias al ciclo económico el déficit puede reducirse el año que viene, lo que dejaría al Gobierno con la responsabilidad de un ajuste de 5.000 millones de euros, vía recorte del gasto o aumento de impuestos. El Ejecutivo comunitario prevé que el desvío presupuestario de nuestro país se sitúe en el 3,8% en 2017, dos décimas por encima de la previsión actual del Gobierno, y siete con respecto al objetivo. Para 2018, la Comisión Europea calcula que el déficit será del 3,2%, cuatro décimas superior al compromiso.

Los Presupuestos, la clave

Con relación a la urgencia de configurar las cuentas del Estado de cara al próximo ejercicio, Íñigo Méndez de Vigo dijo que sería una «muy mala señal» que el Gobierno no llegase a un acuerdo con el resto de los grupos parlamentarios para aprobar los Presupuestos Generales de 2017 tras el «impasse» político de casi un año. El portavoz del Gobierno aseguró que la próxima semana se iniciará el diálogo con los diferentes grupos parlamentarios para negociar el techo de gasto, el cuadro macroeconómico y los objetivos de estabilidad presupuestaria con el fin de convocar cuanto antes el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). Méndez de Vigo recalcó que el Gobierno «hará un gran esfuerzo por aprobar esos presupuestos» porque «es bueno para España y para la UE».