El Gobierno recortará 7.300 millones menos de lo previsto en gasto público

Informe del Tesoro para inversores extranjeros. El cambio contable en el PIB y el ahorro en intereses de la deuda reducen la intensidad del ajuste de gasto

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Informe del Tesoro para los inversores extranjeros. El ahorro en intereses de la deuda rebaja el ajuste a 43.000 millones hasta 2017. El Rey y Rajoy destacan el empeño en que los españoles recuperen el nivel de bienestar

El Gobierno ha modificado sensiblemente a la baja, y en sólo cuatro meses, la senda de reducción del gasto público prevista para el periodo comprendido entre 2014 y 2017, según se desprende de la última actualización de la presentación «Estrategia de política económica y programa de financiación del Reino de España» elaborada por el Tesoro. Si en agosto, en el mismo informe dirigido a inversores extranjeros, el Ejecutivo pronosticó que el recorte del desembolso de la Administración iba a ser de cerca de 50.300 millones de euros (el 4,8% del PIB) en cuatro años, la edición de diciembre plantea un ajuste cercano a los 43.000 millones (el 4,04% del PIB) para el mismo periodo, es decir, unos 7.300 millones menos.

El cambio contable del Producto Interior Bruto (PIB), decidido en septiembre y que crecerá artificialmente tras la inclusión de los gastos en defensa e I+D+i y la contabilización de la prostitución y las drogas, así como el ahorro en intereses de la deuda por los planes de estímulo del BCE, son dos de los factores que han contribuido de forma decisiva a este cambio en las previsiones del Ejecutivo.

Además, y de forma paralela, algunas partidas como las pensiones y el dispendio de los ministerios y las comunidades autónomas, entre otras, están creciendo más de lo previsto, lo que anula parte del ahorro de los capítulos presupuestarios del pasivo público y de prestaciones por desempleo que está logrando la Administración en su conjunto.

El grueso de la brecha entre ambas previsiones de ajuste (agosto y diciembre) se concentra en 2014, ya que hace cuatro meses el Ejecutivo aseguró a los inversores extranjeros que el recorte de gasto público para este año ascendería a 9.400 millones de euros (el 0,9% del PIB). En el informe de diciembre, Economía establece que la cuantía del ajuste será sólo de unos 2.800 millones (apenas el 0,3% del PIB). Así, la reducción de los desembolsos durante el presente ejercicio será casi 6.600 millones inferior a la pronosticada en verano.

En términos relativos, de los 7.300 millones de euros menos de gasto que prevé ajustar el Ejecutivo entre 2014 y 2017 respecto a lo previsto en agosto, el 90% se concentrará en el presente ejercicio.

El ahorro en intereses de la deuda será superior a los 5.000 millones de euros, según calculan en el Ministerio de Economía, por lo que las demás partidas presupuestarias se «comerán» gran parte del ajuste en el coste de la deuda pública.

Dispendio ministerial

Como adelantó LA RAZÓN, los ministerios acumulaban ya incrementos de gasto, expresados como créditos presupuestarios, cercanos a los 4.200 millones de euros hasta septiembre. Esto significa que el conjunto de las carteras del Gobierno se ha asegurado ya poder gastar al menos esa cantidad por encima de la presupuestada, una cifra que seguirá aumentando, previsiblemente, en los tres meses que quedan, en términos de publicación contable, para cerrar el ejercicio.

El gasto en pensiones, por su parte, alcanzó los 8.105 millones de euros en octubre, lo que implica un aumento interanual del 3,1%. Las prestaciones por jubilación fueron las que más volumen de capital precisaron, y registraron un incremento del 3,9%, que será incluso mayor durante los próximos años por el envejecimiento de la población.

En lo relativo a los ingresos públicos, el Gobierno mantiene la previsión de que los impuestos aportarán un 1,2% del PIB (alrededor de 12.500 millones de euros más) adicional en el conjunto del periodo 2014-2017, pero modifica la evolución de los mismos en cada uno de los ejercicios.

De hecho, el Ejecutivo pronosticó en la presentación para inversores del pasado mes de agosto que la recaudación aportaría cerca de 7.300 millones de euros (un 0,7% del PIB) adicionales al cierre del presente ejercicio, un cálculo que también fue excesivamente optimista. De hecho, ahora prevé que la aportación tributaria adicional en el presente será inferior a los 6.000 millones, es decir, unos 1.300 millones menos que la pronosticada, según el documento de diciembre. Hasta octubre, y según las últimas cifras de la Agencia Tributaria (AEAT), los ingresos homogéneos habían aumentado en 5.643 millones de euros frente al mismo periodo de 2013, un 3,9% más, con el IVA en máximo histórico (más de 50.000 millones) y disparado en un 8,2% en comparativa interanual.

La lucha contra el fraude y la recuperación de bases imponibles por la recuperación económica explican esta evolución. No obstante, y dado que la presentación del Tesoro tiene un carácter marcadamente global, conviene señalar que, mientras que los ingresos aumentan en la Administración central, en las comunidades autónomas sucede lo contrario.

La presentación del Tesoro también actualiza las previsiones de evolución de la deuda pública española hasta 2017, con las nuevas previsiones de PIB. De esta forma, la ratio de endeudamiento público respecto a la economía nacional será superiores al 100% en 2015 y 2016, pero descenderá al 97,9% en 2017.

El bono, por debajo del 1,8%, en mínimos históricos

El interés del bono español a diez años cerró ayer por primera vez en su historia por debajo del 1,8 % (1,777%), nuevo récord histórico, con lo que la prima de riesgo de España se situó en 107,3 puntos básicos, su nivel más bajo desde mayo de 2010. En concreto, la prima de riesgo de España, que no ha cerrado por debajo de 100 puntos básicos desde el 13 de mayo de 2010, llegó a caer hasta 102 puntos básicos. Según los datos de mercado recogidos por Efe, el rendimiento del bono alemán a diez años también se redujo acabó la sesión en el 0,713%.