El juez investigará si Blesa se lucró con la compra del banco de Florida

La Razón
La RazónLa Razón

Madrid- Cada día que pasa, el «caso Blesa» se enrevesa un poco más, a medida que se suceden las declaraciones de los testigos y aparecen nuevos datos acerca del comportamiento de Miguel Blesa, ex presidente de Caja Madrid, en la compra en 2008 por el doble de su valor del City National Bank de Florida (CNBF). La última revelación apunta a que Blesa habría cambiado a dólares un millón de euros en la entidad que presidía por aquel entonces, sólo unos días antes de la adquisición del banco estadounidense, según denuncia el sindicato Manos Limpias, que ejerce la acusación particular. «Blesa pudo emplear ese dinero y la información privilegiada de la que disponía para comprar acciones del CNBF justo antes de que Caja Madrid se hiciese con el control del banco al doble de su valor», explicó a LA RAZÓN Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias. Denuncia además que la disposición de dinero «no obtuvo el visto bueno de la Comunidad de Madrid ni del consejo de administración de la caja», tal y como marca la Ley. Además, la autorización del comité financiero llegó el 24 de marzo, cuando Blesa «se había llevado el dinero seis días antes».

A este respecto, fuentes de Bankia confirmaron ayer a este diario que han informado al Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid de que Blesa contrató un seguro de cobertura de tipo de cambio por un millón de euros el 18 de marzo de 2008, cuando la compra del CNBF se anunció el 14 de abril. Blesa se aseguró así de que, durante tres meses, podría comprar dólares a un tipo de cambio de 1,57 euros. Las mismas fuentes aseguraron que aún se está verificando si Blesa llegó a cambiar euros por dólares y, en cualquier caso, se desconoce qué uso pudo dar a estos dólares. La defensa de Blesa afirma que ese millón de euros formaba parte del patrimonio del ex banquero, y que iba a emplearlo en comprar una vivienda en EE UU, aunque finalmente no se hizo la operación.

Por todos estos motivos, Manos Limpias ha solicitado al juez que vuelva a interrogar a Blesa, para que aclare esta circunstancia. Además, la acusación pide que se decrete prisión sin fianza, al considerar que existe riesgo de fuga. Señala en este sentido que el ex presidente de Caja Madrid goza de una gran disposición económica, máxime teniendo en cuenta que logró reunir los 2,5 millones de fianza que le permitieron salir de la cárcel en menos de 24 horas. Ahora la pelota está en el tejado del juez Silva, que deberá decidir si envía a Blesa de nuevo a prisión o si lo mantiene en libertad.