El mercado quiere deflación

La Razón
La RazónLa Razón

La despedida de febrero no fue alcista y el Ibex se situó a la cola de la jornada en Europa, pero el rebote acumulado en las sesiones precedentes permitió al selectivo acumular un avance del 1,96% en el mes más corto del año. En el mercado secundario, el interés del bono español a 10 años se situó en el 3,51%, un poco más caro que el italiano al mismo plazo (3,48%). El mercado ha igualado a la baja el riesgo de «default» de ambos países pese a que las finanzas públicas transalpinas parecen más encauzadas que las españolas. Tampoco parece importarle a los inversores el elevado endeudamiento público de los dos Estados (superior en el caso del italiano), ni que el Ejecutivo de la cuarta economía más grande de la UE carezca de estabilidad institucional desde hace varios meses. Con el soporte de los 10.000 enteros a buen recaudo y con la financiación pública controlada, el mercado vuelve a mirar a Draghi y pide deflación en la zona euro para que la máquina de imprimir billetes vuelva a funcionar. Actualmente, la deflación o la recesión son malas noticias para la economía real, pero no para la Bolsa y la renta fija.