La creación de empleo se congela en cifras de hace una década

El paro baja en 4.253 personas en su peor julio desde 2008. Pedro Sánchez yerra en sus pronósticos: el paro no baja de los tres millones. De hecho, el desempleo subió en 2.915 personas en términos desestacionalizados

La evolución de julio de este año contrasta con la de años anteriores: en julio del año pasado el paro bajo en 27.141 personas y en el mismo mes de 2017, en 26.887.

La ralentización del mercado laboral parece un hecho. Las predicciones realizadas por el presidente en funciones, Pedro Sánchez, sobre la nueva bonanza en el empleo no se han cumplido. El paro cayó en apenas 4.253 personas respecto al mes anterior (-0,14%), el menor descenso en este periodo desde 2008, en plena crisis económica, cuando el desempleo aumentó en 36.492 personas. Hay que remontarse a julio de 2002 para encontrar una reducción menos intensa del desempleo (-1.111 personas). En términos desestacionalizados, el paro incluso subió en el séptimo mes del año en 2.915 personas.El único dato positivo: que tras el descenso de julio, el quinto consecutivo, el volumen total de parados se situó en 3.011.433 desempleados, la cifra más baja desde noviembre de 2008. A pesar de ello, no logra bajar de los tres millones de parados prometido por Sánchez en su sesión de investidura fallida. En su discurso, el presidente afirmó que en julio se bajaría de esa cifra, algo que finalmente no se ha cumplido, sumando cifras peores de las esperadas por los responsables del Ejecutivo. En julio del año pasado, el paro se redujo en 27.141 personas mientras que se sumaron 35.819 afiliados, cifras positivas muy alejadas de las ahora presentadas.El primer mes vacacional es en el que el desempleo se comporta habitualmente de forma más favorable, principalmente por la temporada turística. Desde el inicio de la serie histórica, el paro ha descendido en este mes en 20 ocasiones y sólo ha subido en tres, 2005, 2007 y 2008, en plena crisis. En el último año han salido de las listas del paro 123.588 personas, con un ritmo de reducción del 3,94%. En cuanto a la ocupación, el mes cerró con el menor incremento desde 2012, con 15.514 nuevos afiliados, que han llevado no obstante a la Seguridad Social a un nuevo máximo histórico con 19.533.211 millones de ocupados. En los últimos doce meses, ésta ha sumado 490.401 afiliados, el 2,58% más, pero en términos desestacionalizados el incremento de la ocupación en junio se queda en sólo 4.334 trabajadores. La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, no se mostró ayer especialmente preocupada y en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros declaró que «el mercado laboral mantiene el dinamismo y se ha recuperado el empleo destruido en la crisis», aunque reconoció «la moderación en el ritmo de creación de empleo». También destacó como positivo el repunte de la población activa –personas que quieren trabajar y buscan activamente empleo–, «que ha duplicado su ritmo de incremento en el último año». Por contra, tanto patronal como sindicatos valoraron con temor estos últimos datos. «Son las cifras más bajas desde el inicio de la crisis en 2008. El Gobierno debe actuar ya», apuntaron fuentes de CC OO. Por su parte, desde UGT subrayaron que las últimas cifras de paro reflejan «la estacionalidad en el empleo así como un empeoramiento de la calidad».Más negativos se mostraron desde la patronal. La CEOE reclamó ayer la adopción de políticas de choque que garanticen la inversión y la creación de empleo, así como «un marco político estable que aporte seguridad y predictibilidad».Con los últimos datos de desempleo en la mano, las proyecciones más optimistas del Gobierno se vendrán abajo, y la cifra de 600.000 nuevos empleos durante la próxima legislatura pueden quedarse en menos de la mitad.