El «vivir de alquiler es tirar el dinero» vuelve a cobrar fuerza

La demanda de vivienda de alquiler cae un 36% por el fuerte repunte de los precios, según un estudio de Fotocasa

Hasta que llegó la crisis, la mayoría de los españoles lo tenía claro. Entre comprar o alquilar una vivienda, elegían la primera opción si podían permitírselo. Pero la recesión trajo consigo las estrecheces y el arrendamiento cobró fuerza como opción para vivir.

Hasta que llegó la crisis, la mayoría de los españoles lo tenía claro. Entre comprar o alquilar una vivienda, elegían la primera opción si podían permitírselo. Pero la recesión trajo consigo las estrecheces y el arrendamiento cobró fuerza como opción para vivir. Para muchos, más por necesidad que por deseo. Pero ahora que los precios de los arrendamientos se están desbocando, sobre todo en las grandes ciudades, la mentalidad de que "vivir de alquiler es tirar el dinero"está volviendo a predominar. No solo porque así lo creen ahora el 40% de los españoles, frente al 35% de hace un año, sino porque también lo corroboran los datos. La demanda de vivienda de alquiler se ha desplomado un 36% este año, según el estudio "Radiografía del mercado de vivienda 2017-2018"del portal especializado Fotocasa. Mientras que en 2017 había en España un 14% de personas mayores de 18 años que había alquilado vivienda o buscado una para hacerlo, este año la proporción se ha reducido al 9%.

Las fuertes subidas de los precios del alquiler están haciendo mella, especialmente entre los más jóvenes. No solo han reducido sus ganas de arrendar sino que han cambiado su mentalidad hacia el "vivir de alquiler es tirar el dinero". El 54% de los encuestados reconoce que los alquileres han subido tanto que ya compensa más pagar una hipoteca que alquilar, una opinión que defienden de forma mayoritaria los jóvenes, según ha explicado hoy Beatriz Toribio, directora de Estudios de Fotocasa. El precio del alquiler ha repuntado un 9% en el último año, según los datos del portal. Aunque no lo ha hecho de igual forma en todas partes. En Madrid y Barcelona ya están en niveles de 2006 de después de acumular subidas del 30% y el 40%, respectivamente, en los últimos cuatro años. Toribio cree que la línea ascendente de los precios de los alquileres en estas dos ciudades puede haber llegado a su techo sencillamente porque, como demuestra el informe, han comenzado a expulsar a los interesados simple y llanamente porque no tienen dinero para afrontar tales pagos. "Los salarios no han subido tanto y no dan para más", ha sentenciado Toribio.

Aunque la vuelta progresiva de la mentalidad de compra llevaría a pensar en una aceleración del mercado de compraventa, la realidad es que se mantiene plano. Si el incremento de los precios del alquiler está expulsando de este mercado a muchos, los de compra están haciendo lo propio. El porcentaje de los españoles que ha comprado una casa se mantiene en el 4%, mientras que el de los que la buscan ha caido del 5% al 4%. Comprar no es sólo pagar una cuota mensual. Requiere de unos ahorros iniciales para sufragar la entrada y los gastos que no están a mano de cualquiera.

Si para muchos españoles comprar una vivienda no es una opción y alquilarlo tampoco, qué alternativa les queda? Básicamente, esperar, reconoce Toribio. En el caso de los más jóvenes, muchos en casa de sus padres a la espera de que lleguen tiempos mejores para emanciparse.