España dirá adiós al déficit en 2021

El Gobierno aprueba el Programa de Estabilidad 2018-2021 que prevé superar los 20 millones de ocupados en 2020, bajar la tasa paro al 10,7% un año después y presentar un superávit de las cuentas públicas del 0,1%.

Román Escolano, ministro de Economía, ayer, al término del Consejo de Ministros

El Gobierno aprueba el Programa de Estabilidad 2018-2021 que prevé superar los 20 millones de ocupados en 2020, bajar la tasa paro al 10,7% un año después y presentar un superávit de las cuentas públicas del 0,1%.

La economía española mantuvo su pujanza en el primer trimestre del año. El Producto Interior Bruto creció un 0,7%, el mismo nivel que en los dos trimestres anteriores, según publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística en su avance contabilidad nacional. Si la comparación se realiza en términos interanuales, el crecimiento baja del 3,1% al 2,9% toda vez que en la primera mitad del pasado año el crecimiento fue subiendo hasta alcanzar el 0,9% en el periodo abril-junio. La economía española ha estado once trimestres consecutivos creciendo por encima del 3%, exactamente desde el segundo trimestre de 2015, cuando llegó a alcanzar el 3,4%. El mayor crecimiento interanual se dio en el cuarto trimestre de 2015, cuando el PIB creció a tasas del 3,8%, no recordadas desde antes de la crisis internacional.

El dato publicado por el INE está en línea con la previsión realizada por el Banco de España recientemente. La institución monetaria que gobierna Luis Linde aseguró que el crecimiento del primer trimestre se había apoyado en el tirón de la demanda interna y en la menor incertidumbre que pesa sobre la situación política de Cataluña. Por el lado negativo, ve una menor contribución a la actividad económica desde el sector exterior.

Esta desaceleración que ha empezado a notarse tímidamente en la economía española va a continuar en los próximos ejercicios. El jueves lo advirtió el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, quien constató que los últimos datos sugieren «alguna moderación» desde principios del año en el ritmo de crecimiento económico de la zona euro, aunque estimó que éste continuará.

Ayer, el Consejo de Ministros, aprobó la actualización del Programa de Estabilidad 2018-2021, que mantiene el crecimiento de la economía en el 2,7%, el mismo nivel que figura en los Presupuestos Generales del Estado para el presente ejercicio. Para 2019, el crecimiento de la actividad será del 2,4% y del 2,3% para los dos siguientes ejercicios.

Para Román Escolano, ministro de Economía, «se trata de unas previsiones prudentes y realistas», que permitirá que España encadene ocho ejercicios consecutivos de crecimiento. El ministro explicó que el periodo «más largo de expansión sostenida» en la democracia se debe al crecimiento de la inversión y al alza del sector exterior Este cambio estructural es la primera vez que se produce y llegamos a un periodo de ocho años de crecimiento sin señales de desequilibrios que puedan ser objeto de preocupación», apostilló en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Récord de empleo

Las principales novedades del programa que el lunes enviará el Gobierno a Bruselas en cumplimiento de la normativa europea radican en que, por primera vez en catorce años, las cuentas públicas registrarán un superávit, simbólico, pero superávit a fin de cuentas. Será del 0.1% del PIB, después de seguir teniendo desfase en las cuentas de 2018 (-2,2%), 2019 (-1,3%) y 2020 (-0,5%). Los objetivos de deuda pública se sitúan en el 97% del PIB para el ejercicio en curso y en el 95,2% para el próximo año. Bajará del 90% en 2021.

Para Román Escolano, el objetivo de la política económica es alcanzar «los niveles de empleo y de ocupación previos a la crisis. Hasta que no se alcancen, la labor del Gobierno siempre estará incompleta». En este aspecto, el Gobierno confía en llegar a 2021 con una tasa de paro del 10,7% tras cerrar este año en el 15%, casi dos puntos por debajo del nivel con el que ha comenzado el año. Entre 2018 y 2021 el Ejecutivo espera crear un total de 1,7 millones de empleos y reducir el número de parados en 1,3 millones. Si se cumplen las previsiones, España superará los 20 millones de ocupados en 2020.

La demanda interna y la inversión seguirá siendo el motor de la economía española, sin olvidar que la balanza exterior tendrá superávit todo el periodo de vigencia del Programa de estabilidad. Los precios mantendrán un nivel moderado.