Actualidad

España emitirá un 10% menos de deuda nueva por la rebaja del déficit

Las subastas de deuda elevarán el pasivo público en 65.000 millones. El Estado ahorró 8.700 millones en intereses en 2013

La estrategia de financiación del Tesoro elevará el volumen de deuda pública de España en circulación en cerca de 65.000 millones de euros durante el presente ejercicio, lo que supone 6.877 millones menos que el incremento de 71.877 millones registrado en 2013 sólo por las subastas del Estado central. Así, la emisión neta (deuda nueva) descenderá casi un 10% este año por las menores necesidades de liquidez del sector público de nuestro país, en línea con el proceso de reducción del déficit (objetivo del 5,8% del PIB para todas las administraciones), pero la bruta (emisión total) aumentará desde los 236.695 millones del año pasado hasta los 242.370 millones, un 2,4% más.

Respecto a los 65.000 millones de euros de deuda nueva, el secretario general del Tesoro, Íñigo Fernández de Mesa, aseguró ayer que la institución pretende financiar la totalidad con emisiones a medio y largo plazo (bonos y obligaciones). Además, la cifra anterior incluye un total de 23.000 millones para el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), un capital destinado a financiar el déficit y los vencimientos de deuda pública de las comunidades incapaces de emitir capital de forma autónoma. En 2013, las autonomías agotaron la dotación total de este mecanismo, que era idéntica a la previsión para el presente ejercicio.

La emisión total, que crecerá principalmente por el aumento de los vencimientos de bonos y Letras que tendrá que afrontar España durante este ejercicio (más de 177.000 millones de euros), supone que el Estado tendrá que colocar casi 5.050 millones por subasta ordinaria (cuatro al mes, 48 en total). No obstante, el Tesoro realizará emisiones especiales fuera de calendario, dirigidas a los creadores de mercado, y subastas sindicadas con la banca, por lo que la apelación a los inversores mediante la emisión tradicional rondará los 4.500 millones por convocatoria.

Bonos ligados a la inflación

Además, el Tesoro estudia emitir bonos ligados a la inflación europea, como ya ocurre en Francia, Alemania o Italia. De este modo, el Tesoro podría acceder a los inversores europeos y no europeos que demandan estos productos, como fondos de inversiones o compañías de seguros, y aunque no se descarta emitir bonos ligados a la inflación española, esto se haría de modo puntual, con un precio que debería ser competitivo y de un tamaño adecuado, explicó ayer Fernández de Mesa, informa Efe.

En bonos y obligaciones, el Tesoro subastará 133.280 millones de euros este año, mientras que las Letras totalizarán 109.090 millones y las emisiones de estos productos se destinarán a financiar los vencimientos, que serán de la misma cuantía, por lo que no registrarán aumento neto. A medio y largo plazo, el Estado tendrá que refinanciar cerca de 68.300 millones.

Fernández de Mesa destacó que los test de estrés de la banca española, muy expuesta a la deuda pública del país, «no tendrán un impacto negativo» en la estrategia de financiación del Tesoro y en los intereses de los bonos y Letras. Además, señaló la importancia del repunte de la demanda extranjera en las subastas. Sobre el aumento imparable del apalancamiento del sector público español, que alcanzará el 98,9% previsiblemente este año y superará el billón de euros, el secretario general del Tesoro indicó que no será hasta 2015 cuando la ratio sobre el PIB se «estabilice» en el entorno del 101%.

El recorte de los intereses de la deuda en las subastas de 2013 (coste medio del 2,45%, frente al 3,01% de 2012) permitieron un ahorro en el denominado como servicio de la deuda de unos 8.700 millones de euros, por lo que el Estado gastó menos de 30.000 millones por este concepto. En total, el Tesoro colocó en emisiones 236.695 millones el año pasado, mientras que el rescate bancario supuso un aumento de la deuda de 1.865 millones procedentes de los fondos europeos.