España sigue siendo un país de compradores

El 59% de los españoles cree que es buen momento para adquirir una vivienda

Imagen de vivienda en construcción / Foto: Jesús G. Feria
Imagen de vivienda en construcción / Foto: Jesús G. Feria

El 59% de los españoles cree que es buen momento para adquirir una vivienda

No hay nada como la seguridad de un hogar propio. Más de la mitad de los ciudadanos prefiere echar raíces a la vida nómada que implica residir de alquiler. La estabilidad del mercado y la moderación del crecimiento del precio son los principales motivos que impulsan a los españoles a decantarse por esta opción. Sin embargo, muchos se ven obligados a desembolsar gran parte de su sueldo en arrendamientos temporales debido al endurecimiento del acceso a créditos hipotecarios.

Los últimos datos del Índice de Confianza Inmobiliaria Solvia reflejan que seis de cada diez españoles considera que estamos en un buen momento para invertir en una vivienda, y que la situación del mercado no será muy diferente dentro de dos años. Las percepciones se mantienen en terreno positivo, una visión de presente y de futuro que viene acompañada de una mejora en las condiciones laborales y de ahorro. La Asociación Hipotecaria Española confirma este dinamismo indicando que el volumen hipotecario para la adquisición de una vivienda ascendió a 42.709 millones en 2018, un 16,5% más que el año anterior.

Esta impresión no es unánime en todo el territorio español. Cataluña y la Comunidad de Madrid son las autonomías en las que la compra de una vivienda no resulta una opción tan atractiva. La guerra de precios al alza, la escasez de buenas oportunidades y los alquileres turísticos son las principales causas de este recelo. Concretamente, el 82% de los madrileños considera que los precios seguirán subiendo, y que en dos años la tendencia todavía será al alza (69%). En el lado contrario, los habitantes de la Comunidad Valenciana, Galicia y Extremadura son aquellos que ven más factible lanzarse a la compra de un inmueble.

Los alquileres forzosos son una realidad para siete de cada diez encuestados. Pese a que más del 60% de la población recomendaría la opción de vivir en propiedad frente al alquiler, el endurecimiento en la concesión de un crédito inmobiliario hace que, para casi tres cuartos de la población, resulte imposible conseguir una hipoteca. La nueva ley hipotecaria enfocada a reforzar la protección del cliente, y el Real Decreto Ley que establece que el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados recaiga sobre los prestamistas, son dos de los factores que han blindado la accesibilidad a préstamos hipotecarios.