FCC y Slim pujarán juntos por grandes obras en Latinoamérica

La constructora presenta una oferta para el ferrocarril de Omán, valorado en 6.000 millones

Carlos Slim no sólo se ha convertido en el principal accionista de FCC con el 25,6% de su capital, sino que también ha pasado a ser un socio estratégico de primer nivel para la compañía en Latinoamérica. Aprovechando el conocimiento e influencia del magnate mexicano en la zona, el grupo de servicios ciudadanos y las empresas de Slim están fraguando una alianza para pujar por los proyectos de infraestructuras más importantes de la zona, según ha anunciado esta mañana el consejero delegado de FCC, Juan Béjar. “Estamos trabajando en cooperar, particularmente en Latinoamérica, donde las empresas del grupo Slim son muy fuertes y pueden crear valor para FCC. Nos apoyaremos en esta relación para contratar más y mejor”, ha indicado el primer ejecutivo del grupo durante una rueda de prensa para analizar sus resultados.

La colaboración con Slim no podía llegar en mejor momento para FCC. No sólo por el auxilio económico que ha supuesto para la compañía en un momento tan delicado como el que ha atravesado sino porque su país de origen ha lanzado un basto plan de infraestructuras en el que invertirá 485.000 millones de euros. Y contar con Slim de aliado puede suponer una gran ventaja para la constructora con respecto a sus competidores por su conocimiento de este mercado.

FCC sólo tiene intención de centrar sus esfuerzos en grandes proyectos de obra pública. “Licitaremos en el exterior sólo obras de rentabilidad elevada, lo que nos hará más exigentes y menos exitosos en los concursos”, ha asegurado Béjar.

En este perfil de grandes obras de gran rentabilidad encaja el ferrocarril de Omán, un proyecto de 6.000 millones de euros por el que FCC ha presentado una oferta, según ha confirmado su consejero delegado. El contrato en liza en Omán consiste en la construcción del primer tramo de la red ferroviaria que proyecta el sultanato, que sumará un total de 2.135 kilómetros de longitud. La red, que cruzará el país, se dividirá en varios tramos y conectará la frontera de Emiratos Arabes con Muscat, enlazará con Yemen y también con los puertos del Sur del sultanato, según informa la Compañía de Ferrocarriles de Omán (ORC).

Los ingresos que el grupo consiga con su división de construcción servirán para complementar los que logren las dos áreas en las que la compañía se centrará en el futuro: tratamiento de residuos y gestión integral del agua. De estas dos divisiones, ha explicado Béjar, debe proceder el grueso de sus ingresos en el futuro, los que les van a devolver a la empresa a los números negros tras tres años de pérdidas, según Béjar. De hecho, la firma espera lograr beneficios este año y podría volver a dar dividendos en 2017.

En cuanto a Realia, FCC no contempla comprar la participación del 24,9% que Bankia tiene en Realia, si bien prevé mantenerse como accionista mayoritario en el capital de la inmobiliaria en la que actualmente controla el 36,8%, según Béjar. La compañía suspendió a comienzos de este mes el proceso de venta de su porcentaje de Realia, abierto hace un año en sintonía con Bankia. La entidad nacionalizada, segundo máximo accionista de esta inmobiliaria, debe por contra vender su participación en la empresa para cumplir con su programa de desinversión en participaciones industriales. Lo que sí busca vender FCC es el 3% que tiene en la operadora Yoigo.