García Tejerina: «El Gobierno trabaja para llevar a la cuenca del Ebro la normalidad»

Isabel García Tejerina
Isabel García Tejerina

Las inesperadas lluvias que se han registrado en las últimas semanas han causado cuatro avenidas que han provocado que sea muy difícil responder ante una situación extraordinaria como la que se ha estado viviendo en la cuenca del Ebro. La ministra de Agricultura habla sobre ello.

– ¿Qué medida considera imprescindible para evitar las riadas registradas durante las últimas semanas en la cuenca del Ebro?

– No hemos parado de hacer política hidráulica en toda la legislatura. Los embalses son imprescindibles para regular los ríos, prevenir las riadas y gestionar la afluencia o escasez de agua. Además, evitan los daños, tanto personales como los económicos y los medioambientales.

– ¿Qué ha hecho el Gobierno para apoyar a los damnificados?

– El Gobierno ha trabajado y sigue trabajando para devolver la normalidad a todas las cuencas afectadas, no sólo a la del Ebro, aunque los daños más importantes estén en ella. El pasado viernes aprobamos un real decreto ley que contempla diversas actuaciones encaminadas a este fin. Las correspondientes al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) se dirigen a la limpieza de los cauces y reparación de la infraestructuras dañadas, entre otras. Es importante insistir en que el decreto deja abierto el ámbito de su aplicación, tanto en medidas como en dinero, ámbito geográfico y en el tiempo, a la espera de poder evaluar todas las pérdidas.

– ¿Se podrían haber evitado los daños provocados por estas avenidas en el Ebro?

– En primer lugar, las precipitaciones han sido extraordinarias. En Navarra no había llovido así en los 136 años de los que se tienen registros. A eso hay que sumar las nevadas importantes en todo el Pirineo, con deshielo anticipado en muy poco tiempo por las elevadas temperaturas para esta época del año. Todo ello hace que se hayan registrado cuatro avenidas muy seguidas, lo que ha impedido reparar los daños que se han ido registrando. Es muy difícil responder ante una situación extraordinaria como la que estamos viviendo. Como he dicho antes, las mejores medidas y las más eficaces pasan por la regulación hídrica a través de los embalses. Este Gobierno ha avanzado todo lo que ha podido en la construcción de infraestructuras hidráulicas en el Ebro, frente a los Gobiernos de Zapatero, que, primero, paralizaron el recrecimiento de Yesa, y luego rebajaron ese recrecimiento. También paralizaron Biscarrués.

– ¿Qué está haciendo su Ministerio para detectar y combatir prácticas fraudulentas?

Dentro de los controles que realiza la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) hay unos dirigidos a aquellos sectores en los que se detectan unos precios de venta al público anormalmente bajos y que se utilizan como productos reclamo. Entre ellos figuran los del aceite de oliva y los lácteos. Tenemos un plan para investigar e identificar cuáles son las razones de esos precios bajos. En el caso de la venta a pérdidas, las competencias corresponden a las comunidades autónomas.

– ¿Cómo valora la multa impuesta por la CNMC a varias empresas del sector lácteo?

– Lo primero es mostrar mi respeto a las decisiones de la CNMC. Por otro lado, la multa me genera una cierta preocupación. Espero que no comprometa la viabilidad de esas industrias y que eso repercuta sobre los ganaderos. En todo caso, el que la haya hecho, que la pague. Además, quiero destacar que el Gobierno del PP ha regulado mucho para que esas situaciones no se vuelvan a repetir dando más capacidad negociadora a los ganaderos