Actualidad

De Guindos asegura que la decisión de elegir a Soria «fue adecuada»

El ministro de Economía afirma que fue un nombramiento «técnico» y «no político»

Luis de Guindos ha defendido que el exministro José Manuel Soria era el candidato más idóneo de los diez que se presentaron al puesto de director ejecutivo del Banco Mundial, ante una oposición que ha pedido su dimisión por las “mentiras” que han rodeado el proceso.

Publicidad

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, compareció ayer ante la comisión de Economía del Congreso para dar explicaciones sobre la designación de José Manuel Soria para el puesto de director ejecutivo del Banco Mundial. En el encuentro, De Guindos defendió el nombramiento al considerar que se trató de un proceso «técnico» y «no político». Además, señaló que el ex ministro de Industria «presentaba el perfil más adecuado» para el cargo, pese a que hace apenas cinco meses se vio obligado a dimitir por su vínculo con paraísos fiscales, revelado en los llamados «papeles de Panamá».

El ministro de Economía dio cuenta de los pasos que se siguieron para la designación de Soria. Un proceso que dijo ser más transparente en España que en otros países de nuestro entorno como Alemania, Italia o Bélgica. Aunque alegó que se trata de un nombramiento «discrecional», De Guindos afirmó que el Gobierno no participó, sino que se llevó a cabo mediante la valoración de la secretaría de Estado de Economía. El máximo responsable de Economía recordó que desde 1986 el puesto de España en el Banco Mundial ha sido ocupado por un funcionario, técnico comercial y economista del Estado, condiciones que Soria cumple.

Respecto al ruido mediático generado, De Guindos aseguró que «Economía siempre ha actuado con prudencia, dada la posibilidad de un cambio de Gobierno», llevando a cabo una política «especialmente cuidadosa con los nombramientos». Para el puesto de Soria se presentaron inicialmente 25 candidatos, que finalmente quedaron en 10. Aunque el proceso se inició el 4 de enero de 2016, no fue hasta el pasado 2 de septiembre cuando se informó de la designación de Soria. El nombramiento se produjo tan sólo unas horas antes del final del plazo dado por el Banco Mundial y apenas unos minutos después de la segunda investidura fallida de Rajoy.

Tras desgranar los méritos tenidos en cuenta para la elección (condición de funcionario, trayectoria profesional, especialización económica, inglés, etc.), el ministro insistió en el carácter técnico y en la idoneidad del ex ministro de Industria. «Otros candidatos también eran aptos, pero ninguno en la misma medida que Soria», dijo. Sobre su aparición en los «papeles de Panamá», De Guindos explicó que «Soria no está inhabilitado ni investigado judicialmente. Bajo ninguna circunstancia era incompatible con el cargo».

Publicidad

«La decisión de elegir a Soria fue adecuada. El puesto nunca ha sido ocupado por políticos, sino por funcionarios», defendió De Guindos. En este sentido, valoró la renuncia de Soria «pese a que reunía todas las condiciones para el puesto, en un procedimiento transparente». Eso sí, previa petición del Gobierno, dadas «las circunstancias de la dimisión de Soria y el contexto político y mediático». Tras la renuncia de Soria, el ministro explicó que el puesto de España para el Banco Mundial pasó al candidato que quedó en segundo lugar en el proceso de designación, el ex secretario de Estado de Economía Fernando Jiménez Latorre. Éste se incorporará a su nuevo puesto en la institución financiera el próximo 1 de noviembre.

De Guindos definió su comparecencia como «el relato de una no designación de un candidato que renuncia a la misma por petición del Gobierno». El ministro recordó que siempre que se la ha requerido ha acudido al Congreso a dar explicaciones, «hasta en 17 ocasiones creo». Explicó también que para optar al cargo de director ejecutivo del Banco Mundial, los candidatos tenían que solicitarlo, algo que Soria hizo hasta en dos ocasiones, pues hubo que repetir el proceso de selección. Algo que se hizo con el visto bueno de la Abogacía del Estado, que aprobó el reinicio del procedimiento, pues habían transcurrido varios seis meses y aún no se había concretado el candidato.

Publicidad

Para la elección de Soria, la Secretaría de Estado de Economía se apoyó en un informe no vinculante hecho por una comisión formada, en palabras del ministro, «por los responsables del ministerio con más relación» con instituciones internacionales como el Banco Mundial. El puesto fue publicitado mediante una carta enviada a las asociaciones de técnicos comerciales, detallando el cargo a cubrir y las características. Pese a la designación inicial de Soria por parte de Economía, De Guindos indicó que, en última instancia, correspondía al Banco Mundial el nombramiento definitivo. Sólo ocho países cuentan con un director ejecutivo permanente en el organismo, mientras que España debe compartir su silla con otros siete países.