Actualidad

Impulso a la economía

La Razón
La RazónLa Razón

La credibilidad de España, afortunadamente, se ha restaurado como consecuencia de las medidas de política económica tendentes a mejorar la confianza en nuestra economía, a la permanencia del euro y al gran avance de competitividad que han realizado nuestras empresas. En efecto, el Gobierno ha llevado a cabo un gran esfuerzo de consolidación fiscal, ha restaurado la capacidad de pago en nuestro país a través de los dos Planes de Pago a Proveedores y del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), que no solo ha evitado la desaparición de empresas, sino que ha acabado con la «cultura del impago» que tanto ha perjudicado a nuestra imagen. Asimismo las reformas estructurales han sido fundamentales Además, después de estar al borde del precipicio, Europa ha garantizado la supervivencia del euro que para nosotros, no sólo nos reduce el riego cambiario sino sobre todo aporta prima de solvencia por nuestro fuerte endeudamiento exterior. Igualmente las empresas han hecho un gran ajuste de costes de innovación y de apertura de mercados.

El resultado de estas actuaciones ha sido que los inversores extranjeros y los nacionales han vuelto a creer en España, fomentando la inversión directa, en inmuebles y en cartera. Como consecuencia de estas circunstancias se ha producido una caida de la prima de riesgo que podría situarse en unos 150 puntos básicos, lo que significa un círculo virtuoso de credibilidad, una reducción de los gastos en interés del sector público y un abaratamiento muy importante de la financiación de las empresas y de las familias. En definitiva, la reducción de los costes de financiación junto con la capacidad de financiación que posee la economía española permitirán impulsar la actividad económica a través de la inversión y el consumo privado, lo que genera crecimiento, empleo, más confianza y mayor bienestar.