Inditex afianza su liderazgo mundial en la distribución textil

Supera a H&M en un 12,8% en facturación y en un 37,6% en beneficio

Supera a H&M en un 12,8% en facturación y en un 37,6% en beneficio

Mucho se habla en el sector de las pretensiones de Fast Retailing, la matriz de Uniqlo, de convertirse en el líder mundial de la distribución textil. Pero la realidad es que la compañía japonesa sigue teniendo que mirar desde abajo al que año tras año está en lo más alto: Inditex. La compañía gallega volvió a encabezar el ranking mundial del sector en 2016 –año fiscal que, en su caso, comprende del 1 de febrero de 2016 al 31 de enero de 2017– tanto en ventas como en beneficios. En facturación, alcanzó los 23.311 millones, un 12,8% más que en el ejercicio precedente. H&M, el segundo clasificado, vendió por valor de 20.329 millones tras lograr un incremento del 6% su último año fiscal, concluido el 30 de noviembre del año pasado. Fast Retailing se quedó en los 15.000 millones de euros después de un aumento de su facturación del 6,2%.

En lo que respecta a los beneficios, Inditex alcanzó los 3.157 millones, un 10% más, mientras que H&M los redujo un 11%, hasta los 1.970 millones. La compañía sueca, principal competidora de la dueña de Zara, vio lastrados sus resultados porque el crecimiento de ventas fue menor del esperado, lo que le obligó a reducir los precios, y por la fortaleza del dólar, que encareció sus compras. En esta clasificación, la norteamericana Gap se ha bajado del podio y ha cedido su lugar a Primark. La firma irlandesa incrementó sus ganancias un 1%, hasta los 774 millones, apoyándose en su filosofía de prendas de menor calidad que sus competidores pero a precios más asequibles. La compañía americana, por el contrario, sigue con su particular «vía crucis» a la búsqueda de su lugar en el nuevo modelo de moda rápida. Para tratar de recuperar mercado, apostó por un ambicioso plan de internacionalización que le llevó a ampliar su presencia de diez países a cincuenta bajo la dirección de Glenn Murphy, que tomó las riendas de la empresa a mediados de 2007. El plan, sin embargo, no surtió efecto y la compañía sigue siendo muy dependiente del mercado americano, en el que facturó el 77,2% de sus ventas.

Mejor le han ido las cosas a Fast Retailing en su estrategia de diversificación geográfica. La firma cuenta con 3.000 establecimientos en 14 mercados, lo que le ha permitido rebajar su dependencia de su mercado de origen, Japón, hasta el entorno del 50%.

Aunque la matriz de Uniqlo aspira a destronar el algún momento a Inditex, el modelo de la compañía fundada por Amancio Ortega sigue siendo a día de hoy casi imbatible. El conocido como «modelo Inditex» basa su éxito en un circuito de diseño, fabricación y distribución integrado y sincronizado que trabaja a gran velocidad para adaptarse al gusto de los clientes. Los consumidores son el eje de todo. Facilitan en las tiendas la información que la compañía requiere para hacer sus diseños. Una vez creados, el 55% son producidos en España, Portugal y el norte de Marruecos, fábricas de proximidad que le permiten ahorrar tiempo y dinero y que son una de las claves de la agilidad de su operativa. La otra es que sus marcas hacen producciones cortas. Si triunfan, no saturan el mercado; si fracasan, se pueden retirar rápidamente. Ambas características le permiten una rotación tan alta de su producto para adaptarse a sus clientes que en un mes pueden cambiar por completo las referencias de cualquier tienda.

Aunque se trata del modelo a imitar, a sus competidores les resulta muy complicado hacerlo. Mientras que Inditex se ha desarrollado a partir de este modelo, que parte del cliente y acaba en el taller de confección, el resto ha seguido un patrón más clásico en el que trataban de imponer sus diseños a los consumidores. Darle la vuelta a esto requiere un tiempo y un dinero del que la competencia carece en muchos casos.

Venta online, as en la manga

Las compañías de distribución se suelen negar a ofrecer cifras de su negocio online. Inditex no es una excepción, pero en su caso, si hay que atender a la percepción que tienen los expertos, obedece más a una cuestión de estrategia que de mala gestión. Analistas como los de Banco Santander o Citi consideran que la compañía está bien posicionada en este segmento, que puede contribuir a mantener su liderazgo mundial. Actualmente, dispone de plataforma de venta online en 43 países.