La mentalidad de los empleados, principal obstáculo para la plena digitalización

Un número muy reducido de empresas cuenta con una web de empleo adaptada a las tendencias digitales y una estrategia adecuada en redes sociales para atraer talento

En cinco años se prevén 1,2 millones de nuevos empleos derivados de este proceso. España tiene un elevado déficit de especialistas en esta materia.

Casa Gaspar nació hace 40 años en Barcelona, una empresa familiar dedicada a la venta de juguetes y bicicletas. Gracias a su transformación digital, sus productos se venden ya en todo el mundo. Amazon se fijó en ella hace unos años y le propuso a sus dueños distribuir sus artículos a través de su plataforma, hasta el punto de que el 85% de sus ventas son on-line. El nieto de sus fundadores, Ramon Fàbregas, explica que la transformación digital del negocio ha supuesto un esfuerzo paulatino. Cuando la crisis comenzó, se le ocurrió poner en marcha una web como escaparate de sus productos con la intención de que la gente los viera y fuera a su tienda a comprarlos. Sin embargo, sin ser conscientes de esta realidad, consiguieron hacerse hueco y abrir mercado desde Indonesia, Japón o Estados Unidos.

Auto Outlet, la tienda on-line de accesorios y recambios para el coche, empezó hace 10 años su transformación digital y ha conseguido lo que a sus dueños nunca se les había pasado por la cabeza: abrirse paso en Europa y contar ya con 15.000 clientes. «Experimentamos con lo digital como “amateurs”. La transformación nació como una inquietud, un descubrimiento, vimos que la venta electrónica se impondría y acertamos. Nuestro plan B se convirtió así en plan A», comenta su director general, Javier Cantos Aguilar. Otro ejemplo de éxito por su digitalización es la joven empresa cordobesa BioCarcabuey. Especializada en cosmética de alta gama elaborada a base de aceite de oliva ecológico, esta pyme tuvo claro desde sus inicios que sus empleados debían ser digitales, explica su responsable, Fabio Luque. Presente en Lituania, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, espera conquistar nuevos nichos. En el último año las empresas españolas han realizado un mayor esfuerzo para digitalizarse, a pesar de reconocer que aún se encuentran al inicio del proceso. Un informe de Eurostat apunta que sólo un 17% de las pymes españolas realiza sus ventas on-line, lejos del 33% fijado como objetivo por la Agenda Digital Europea, mientras que las compras on-line representan sólo el 14%. El responsable del programa TIC Cámaras de las Cámaras de Comercio de España, Juan Miguel Cuéllar, advierte de «que las pymes que no se digitalicen irán perdiendo competitividad o bien porque no seguirán el ritmo del mercado o el de los clientes». El programa TIC Cámaras, implantado con fondos europeos, ayuda a las pequeñas empresas a digitalizarse y desde su inicio, a finales de 2014, han sido atentidas 3.600 pymes y autónomos.

«Llegamos tarde en España respecto a otros países y en especial Estados Unidos, donde llevan años diseñando planes estratégicos de transformación digital. No obstante, esta carencia supone una oportunidad para adelantarse a la competencia dentro del mercado español», explica Joana Sánchez, presidenta de la escuela de negocios digital Incipy e Inesdi.

Trasnochada

El principal freno a este proceso son, en opinión de esta académica, las personas y la cultura de la compañía, por eso es clave cambiarla y que salgan de su zona de confort. «Algunas empresas proyectan una imagen trasnochada por su nula digitalización y, además, por su obsolescencia ahuyentan el talento», apunta Sánchez. El primer requisito es contar con una dirección dispuesta a llevar a cabo el proyecto y sin un claro liderazgo del CEO, no hay cambios posibles. El segundo paso es dotar a los empleados de los conocimientos digitales suficientes. Pero no sólo la formación es crucial: también la puesta en práctica de nuevas formas de trabajo más colaborativas y con espacios y plataformas adecuadas para compartir información y experiencias.

La necesidad de mejorar en digitalización es mayor que en Europa, ya que existe una gran brecha entre las necesidades de las compañías y la oferta laboral. Un 62% de los trabajadores son conscientes de esta realidad, por encima del resto de trabajadores europeos (51%), según un estudio de Randstad. «Hay que tomar medidas porque, según nuestras previsiones, se prevé 1,2 millones de empleos derivados de la digitalización en los próximos cinco años», asegura Valentín Bote, director de Randstad Research. El 73% de los profesionales más demandados serán perfiles cualificados con capacidades difícilmente duplicables y perfiles multitarea con capacidad de liderazgo que produzcan innovación en el seno de las compañías. Una de las barreras más difíciles de traspasar con la que se ha encontrado BBVA para implantar esta nueva cultura está siendo el de encontrar perfiles cualificados. «Estamos en ese momento interesante en el que mezclamos el mejor talento bancario con el mejor digital, y creando una nueva raza de especialistas que trabajando en esta entidad van a dirigir la transformación de la banca a nivel global», comentaba en una reciente entrevista su presidente, Francisco González. Lleva hablando del gran impacto de la digitalización de la industria financiera desde hace más de una década y ha hecho de ella una prioridad estratégica para todo el grupo. La transformación digital está contribuyendo a que el «core business» de las empresas sea más rentable y sostenible. En el sector industrial hay diversos casos, explica Javier Lázaro, responsable del Digital Hub de Ferrovial. Por ejemplo, General Electric, con la creación de GE Digital, aspira a liderar el internet industrial y Daimler, con la creación de Car2Go, se ha metido en el sector de la economía compartida por delante de sus competidores. «En ambos casos han logrado convertir un riesgo en una oportunidad, abriendo nuevas líneas de negocio que hace unos años eran impensables y generando una importante ventaja competitiva frente a sus rivales», apunta Javier Lázaro. La empresa de infraestructuras y servicios también ha sabido aprovechar las nuevas circunstancias que ha traído la digitalización. Hace unos meses Ferrovial creó Digital Hub como punto de encuentro de negocio, innovación, tecnologías de la información y recursos humanos, dando soporte a las unidades de negocio en el desarrollo de sus iniciativas digitales, además de apoyar el fomento de la cultura y competencias digitales.

La transformación digital ha dejado nuevas profesiones. El estudio «TOP 25 profesiones digitales 2016» de Inesdi revela que los profesionales de los ámbitos de marketing digital y social media son los más buscados por las compañías actuales (68% de las ofertas), seguidos de los expertos en Estrategia Digital y los Diseñadores y Desarrolladores Digitales.