Actualidad

Jubilación: La millonaria factura de ligar las pensiones al IPC

Cinco décimas de IPC suponen más de 600 millones de coste para las arcas de la Seguridad Social: 2.363 millones adicionales al año si los precios crecen un 1,75%

Cinco décimas de IPC suponen más de 600 millones de coste para las arcas de la Seguridad Social: más de 2.300 millones adicionales al año si los precios crecen un 1,75%

Publicidad

¿Cuánto cuesta vincular la revalorización de las pensiones al IPC?

Una desviación de entre 5 y 4 décimas porcentuales del IPC implica para la Seguridad Social un gasto extra de entre 600 millones largos y 500 millones. Según esto, Fedea calcula que, sobre el gasto en pensiones contributivas de 2017, que fue de 135.000 millones de euros, actualizar esta cantidad al 2% en vez de al 0,25%, supondría un gasto extra del 1,75% de 135.000 millones de euros, esto es, 2.363 millones, de lo que habría que sustraer las prestaciones no cobradas por el fallecimiento de sus titulares entre 2017 y 2018.

¿Es sostenible esta revalorización en el largo plazo?

Publicidad

Dependerá de la evolución del coste de la vida, de los ingresos de la Seguridad Social, de la tasa de empleo y de la capacidad de financiación del sistema público de pensiones por parte del Estado: directamente, a través de los Presupuestos Generales, o bien mediante un impuesto adicional para el sostenimiento del sistema, como existe en Francia. En cualquier caso, el economista Ángel de la Fuente, director de Fedea, estima que el incremento extra de las pensiones por encima del 0,25%, que habría de seguir pagándose durante toda la vida de los beneficiarios, sería de casi 30.000 millones a precios constantes, o 13 veces el coste inicial. En consecuencia, la indexación perpetua de las pensiones al IPC costaría más cuanto más tiempo se prolongue.

Publicidad

¿Se puede mantener este alza sin introducir el factor de sostenibilidad, cuya introducción se retrasó a 2023 y que incorpora la esperanza de vida para recalcular la pensión?

Dependerá de la capacidad para generar ingresos. En definitiva, de la evolución del empleo. La Airef estima que una tasa de empleo del 80% recortaría el gasto en pensiones en cinco puntos, frente al aumento de gasto de 10,2 puntos debido a la presión demográfico.