La sanidad y los servicios sociales pierden 36.000 empleados públicos

Los datos contradicen la promesa de Pedro Sánchez con el sector público: la Administración pierde 56.732 empleos desde el verano. CSIF advierte: “Somos 2,5 millones de votos”

El empleo público vuelve a resentirse, pese a las promesas del presidente en funciones
El empleo público vuelve a resentirse, pese a las promesas del presidente en funciones

Los datos contradicen la promesa de Pedro Sánchez con el sector público: la Administración pierde 56.732 empleos desde el verano. CSIF advierte: “Somos 2,5 millones de votos”.

Los datos no mienten. El número de parados registrados en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo Estatal (SEPE) aumentó en octubre en casi 100.000 personas respecto al mes anterior -97.948 para ser exactos-, pero la peor parte se la han llevado la sanidad y los servicios sociales. Según los últimos datos de la Seguridad Social, el número de afiliados en este sector se ha reducido en 35.951 personas. Pese a que el presidente en funciones, Pedro Sánchez, ha hecho bandera de sus políticas sociales y de su apuesta por el sector público y por la sanidad, los datos no apoyan este planteamiento. En total, el número de empleos públicos perdidos entre agosto y septiembre alcanzan las 56.732 personas, el tercer peor dato en este periodo desde el inicio de la gran crisis.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha lamentado que se siga sin dar una respuesta “a los graves problemas que afrontan las administraciones públicas", y ve imprescindible abordar "cuanto antes” un Pacto de Estado sobre las administraciones públicas, que incluya aspectos como la recuperación salarial, la equiparación de retribuciones entre administraciones, la jornada de 35 horas, la mejora de los servicios públicos, la gestión de personal, el refuerzo de los recursos y de la gestión pública y la despolitización de la Administración, entre otros; así como pactos en ámbitos como la educación, la sanidad, los servicios sociales o la seguridad del Estado.

CSIF ha advertido a las diferentes fuerzas políticas de que el voto de los 2,5 millones de empleados públicos y sus familias “volverán a ser decisivos en unas elecciones que se van a decidir por un puñado de escaños”.