Las empresas FCC y Sniace presentan sendos ERE

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

MADRID- Dos empresas españolas, FCC y Sniace, han presentado cada una un expedientes de regulación de empleo (ERE) el mismo día pero con diferente objetivo, La primera busca reducir su plantilla en los servicios centrales y Sniace extinguir la totalidad de trabajadores de la empresa.

La constructora FCC ha dado a conocer el ERE que afecta al 48% de la plantilla de su división de los servicios centrales. En total, afecta a 222 trabajadores y a cinco centros de trabajo de la empresa. Hoy tendrá lugar la primera Comisión Negociadora. El sindicato UGT reclama la retirada del expediente y que se adopten otro tipo de medidas alternativas como puden ser jubilaciones anticipadas, suspensiones temporales de empleo o bajas voluntarias incentivadas. A finales de julio la cementera del grupo, Cementos Portland, firmó con los sindicatos un acuerdo sobre el ERE planteado en su división de hormigón, árido, mortero y transporte que afectó finalmente a 294 trabajadores, un 8% menos respecto a los 318 inicialmente planteados.

Por su parte, el grupo Sniace ha presentado un ERE de extinción que afecta a los 533 trabajadores de la fábrica de Torrelavega. Los motivos de la empresa con sede en Santander para presentar el ERE se deben a causas económicas. La dirección del grupo ha comunicado al comité de empresa de la planta la apertura del periodo de consultas. Sniace registró en los primeros seis meses del año una pérdida de 41,1 millones de euros , frente a los 5,7 negativos del mismo ejercicio el año anterior. El beneficio bruto de explotación también fue negativo, con 27,9 millones de euros respecto a los 2 millones negativos de 2012. La facturación en el primer semestre descendió un 79% y un 46% en las áreas de fibrana y energía, hasta 4,8 y 15,8 millones de euros. El negocio de celulosa también cayó en ventas un 15% hasta los 16,5 millones de euros. La compañía señaló a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que el descenso de su cifra de negocio es consecuencia de la decisión de suspender la producción de vapor y electricidad en una de sus turbinas para minimizar el impacto de la nueva fiscalidad energética.