Las mutuas piden fondos a Empleo para hacer frente a la avalancha de bajas laborales

La Razón
La RazónLa Razón

La mitad del sector cerrará 2015 con pérdidas. El 25% de los enfermos vuelve a su puesto 24 horas después de recibir una llamada de control.

Si el absentismo laboral sigue creciendo al ritmo que lo ha hecho en los siete primeros meses del año, la mitad de las mutuas de accidentes de trabajo entrará en pérdidas a finales de ejercicio si no reciben ayuda de la Seguridad Social. Ésta es la advertencia que ha lanzado AMAT, la patronal del sector, ante las estadísticas adelantadas en su edición de ayer por LA RAZÓN sobre absentismo laboral. Hasta julio, y según los datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el número medio mensual de bajas por contingencias comunes fue de 348.882, un 12,27% más que en el mismo período de 2014. Si este fuerte incremento se mantiene, las mutuas no tendrán suficientes fondos para cubrir su parte de las contingencias comunes. Actualmente, estas sociedades reciben el 0,6% de lo que los trabajadores cotizan a la Seguridad Social por contingencias comunes para cubrir estas eventualidades. «Eso supone que nos entregan anualmente unos 3.500 millones de euros. Pero, al ritmo actual, las aseguradoras perderán unos 100 millones de euros a finales de ejercicio, lo que supondrá que la mitad del sector, diez o doce empresas, entrará en pérdidas», aseguran fuentes de AMAT.

La «hucha» mengua

Para cubrir ese desfase de 100 millones se recurre al fondo de reserva de las mutuas para contingencias comunes, que se financia con dinero de las empresas. En este momento, la «hucha» tiene unos 700 u 800 millones de euros. Sin embargo, advierten desde la patronal del sector, «si el absentismo sigue creciendo y no podemos afrontar los pagos con lo que recibimos de las cotizaciones, puede que en cinco o seis años el fondo haya desaparecido».

Aunque consideran que la situación es grave, las mutuas tienen claro también que es solucionable. «Lo que pedimos es que en lugar el 0,5% de las cotizaciones a la Seguridad Social por contingencias comunes que recibimos ahora, nos den el 0,6% como se hacía hasta 2008», explican desde el sector. Además, y para evitar que el número de bajas se siga disparando, solicitan también poder ser parte activa en la gestión del proceso. Las mutuas han propuesto una batería de reformas que han introducido en el documento de la CEOE «15 reformas para consolidar la recuperación. Propuestas empresariales ante las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015».

Para tener un mayor control sobre las bajas y posibles fraudes, piden que las mutuas puedan emitir el alta médica en los procesos de continencias comunes, sin perjuicio de que existan mecanismos de revisión a disposición de los trabajadores. Dicha facultad, opinan, debe considerarse también para los médicos de empresa, para los que solicitan que sigan siendo autorizados para expedir recetas médicas de la Seguridad Social. Aunque la gran mayoría de partes de baja están justificados, las mutuas aseguran que han detectado un absentismo sospechoso muy elevado. Según los datos que manejan de sus propias empresas y de la Seguridad Social, el 25% de los trabajadores que están de baja se presentan en su trabajo al día de recibir una llamada del INSS o de la mutua. El sector quiere que se sancionen posibles fraudes del mismo modo que se penaliza a aquellos que defraudan al Estado con la prestación por desempleo. Ahora, estos supuestos sólo se ven afectados por la extinción de la prestación económica que perciben.